Ir a contenido

Hollande ofrece "clarificaciones" a Mohamed VI por una serie de desencuentros diplomáticos

Marruecos considera el interrogatorio del jefe de su contraespionaje por una denuncia de torturas una "actitud soberbia y contraria a los usos diplomáticos"

Una broma atribuida por Javier Bardem al embajador de Francia en la ONU tratando a Marruecos de "amante" "de la que no se está particularmente enamorado" enfadó a Rabat

Bardem, en la rueda de prensa del pasado jueves en París en la que citó la broma del embajador francés en la ONU.

Bardem, en la rueda de prensa del pasado jueves en París en la que citó la broma del embajador francés en la ONU. / KENZO TRIBOUILLARD (AFP)

El presidente de FranciaFrançois Hollande, contactó por teléfono con el rey Mohamed VI de Marruecos tras una serie de desencuentros diplomáticos ocurridos en los últimos días entre los dos países.

Un escueto comunicado del Gabinete Real marroquí emitido la pasada noche señala que durante la llamada fueron aportadas, supuestamente por parte de Francia, "clarificaciones" sobre "los hechos sucedidos en los últimos días". El Gobierno marroquí había pedido expresamente "explicaciones" y "aclaraciones" en tres ocasiones, entre el sábado y el lunes, por estos incidentes, en lo que fue considerado como uno de los momentos más tensos entre dos países tradicionalmente aliados.

Los hechos que habían motivado el enfado de Marruecos fueron, primero, la visita el pasado jueves a la residencia del embajador marroquí en París de siete agentes de policía para comunicar que deseaban tomar declaración al jefe del contraespionaje marroquíAbdelatif Hamuchi, denunciado por una ONG francesa por su complicidad en supuestos actos de tortura.

Al Gobierno de Rabat le molestó lo que llamó "actitud soberbia y contraria a los usos diplomáticos" de aquella visita policial, y por el hecho de que se hubiera filtrado a la prensa francesa.

Declaraciones de Javier Bardem

El segundo motivo de fricción fueron las palabras del actor español Javier Bardem, que en un acto público en París también el pasado jueves había evocado una broma de un embajador francés en Estados Unidos, quien le había dicho en 2011 que Marruecos era para Francia "una amante con la que se duerme todas las noches, de la que no se está particularmente enamorado pero que se debe defender".

Las palabras de Bardem fueron recogidas por el diario 'Le Monde' y citadas posteriormente por el Ministerio de Comunicación marroquí, y se atribuyeron en un primer momento al embajador francés en WashingtonFrançois Delattre, aunque la compañía Morena Films, vinculada a Bardem, matizó ayer en un comunicado enviado a Efe que fue el embajador francés ante la ONUGérard Araud, quien las pronunció.

En cualquier caso, el Gobierno marroquí había exigido el domingo "clarificaciones" al francés que fueran "más allá de una simple declaración del Ministerio de Asuntos Exteriores, para reparar los daños causados por esas palabras, así sea que se le han atribuido falazmente o si se han pronunciado verdaderamente".

Visita aplazada de un enviado presidencial francés

Para que quedase clara la firmeza de Rabat, ayer una fuente diplomática aseguró que la visita del enviado presidencial francés para la protección del planeta, Nicolas Hulot, había sido aplazada "a petición de Rabat" hasta que se ofreciesen "aclaraciones" por lo sucedido.

En la conversación mantenida por teléfono entre Hollande y Mohamed VI, los dos jefes de Estado acordaron "proseguir los contactos en los próximos días a nivel gubernamental, y trabajar en el espíritu de las relaciones excepcionales que unen a Marruecos y Francia", según el Gabinete Real.

A decir de los analistas, Hollande no ha tenido con Marruecos ni el trato ni la deferencia que tuvieron Nicolas Sarkozy o Jacques Chirac, por citar a dos de los recientes presidentes más manifiestamente "amigos" de Marruecos.

Para Marruecos, Francia, que además es su primer socio comercial, es su principal apoyo diplomático en el conflicto del Sáhara Occidental, la llamada "causa nacional" o "causa sagrada" sobre la que pivota toda su política exterior y gran parte de la interior.