Ir a contenido

CUMBRE EN LA HABANA

Latinoamérica busca su propio camino con el organismo que impulsó Chávez

Raúl Castro insta a los miembros de la Celac a "establecer un nuevo paradigma de cooperación regional" fuera de la influencia de EEUU y Canadá

TONI CANO / México

El presidente de Cuba, Raúl Castro, durante el discurso inaugural de la cumbre de la Celac, este martes en La Habana. / Adalberto Roque/POOL (EFE)

El presidente de Cuba, Raúl Castro, durante el discurso inaugural de la cumbre de la Celac, este martes en La Habana.
De izquierda a derecha, los presidentes Nicolás Maduro (Venezuela), Evo Morales (Bolivia) y Rafael Correa (Ecuador), saludan, en la foto de familia de la Celac.

/

Con poco más de un año de edad, la comunidad latinoamericana que impulsó el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez da estos días sus primeros pasos en La Habana. En una cita a la que solo falta el presidente de Panamá, los jefes de Estado o de Gobierno de 33 países celebran en la capital cubana la segunda cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), con el tema central de "la lucha contra la pobreza, el hambre y la desigualdad" y el objetivo de "crear un espacio político común" fuera del poder y la influencia de Estados Unidos y Canadá.

Como anfitrión del encuentro, el presidente de CubaRaúl Castro se encargó este martes de recordar la "larga historia de intervención en los asuntos internos, invasiones militares y sangrientos golpes de Estado" en el continente. Y aseguró: "Los llamados 'centros de poder' no se resignan a haber perdido el control de esta rica región, ni renunciarán a los intentos de cambiar el curso de la historia en nuestros países para recuperar la influencia perdida y beneficiarse de sus recursos".

Castro llamó a la "cooperación mancomunada" incluso frente a "novedosas amenazas", como el "sistema global" de espionaje estadounidense de las comunicaciones y el "empleo encubierto e ilegal" de redes informáticas para "agredir a terceros países". El presidente cubano también recomendó plantear "políticas adecuadas en las relaciones con la inversión extranjera y con las empresas transnacionales que operan en los países que componen la Celac", así como "establecer un nuevo paradigma de cooperación regional e internacional".

Recursos para eliminar desigualdades

Ante la "posibilidad de construir un modelo propio", Raúl Castro hizo hincapié en el lastre de la desigualdad y la pobreza: "El 10% más rico de la población latinoamericana recibe el 32% de los ingresos totales, mientras que el 40% más pobre recibe solo el 15%". Pero resaltó: "Tenemos todas las condiciones para revertir la situación actual". Y entre ellas citó las reservas minerales, las de agua dulce y el potencial en la producción de alimentos. "Esa riqueza --añadió-- debe convertirse en el motor para la eliminación de las desigualdades".

A la cumbre, que culminará este miércoles con la aprobación de la llamada Declaración de La Habana, asisten como invitados el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, y el de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Insulza. En vísperas de la reunión, la policía política cubana arrestó a diversos disidentes que pretendían celebrar un foro paralelo al de la Celac.

"Estamos unidos en muchas cosas: en el combate a la pobreza, en la búsqueda del desarrollo y sobre todo en la búsqueda de la prosperidad para nuestros países", dijo en su intervención la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff. Pero para hacerlo, remarcó, hay que profundizar la integración de un gran mercado de 600 millones de personas. "Es importante que tengamos conciencia de la que las economías en vías desarrollo seguiremos desarrollando un rol estratégico. Nuestros países tienen las mejores oportunidades de inversión y de consumo", subrayó, informa Abel Gilbert.

Acercamiento con México

Su colega mexicano, Enrique Peña Nieto, llamó a los 33 países miembros a "ser ambiciosos" en la búsqueda de la integración. Con su participación en la cumbre, Peña Nieto dio una clara señal de acercamiento a la isla, después de años de frialdad bilateral. Una de sus principales reuniones en privado será con Raúl Castro, precisamente.

"Nuestra región es particularmente favorecida por los recursos naturales sin precedentes, como agua potable, reservas de petróleo y gas, producción de alimentos, aunque subyace el problema de la desigualdad, de la injusticia que supone la brecha entre los que más y menos tienen", dijo, por su parte, la argentina Cristina Fernández de Kirchner . "Debemos considerarnos un bloque económico y debemos hacerlo, porque el tiempo se agota y las necesidades aumentan", advirtió. Fernández de Kirchner instó a la Celac a no convertirse “en un organismo multinacional de los que hacen declaraciones que nunca se concretan".

"La responsabilidad de lo que ocurra o no en nuestro continente está en nosotros", dijo, por su parte, el chileno Sebastian Piñera. "Somos muy concientes de que hay muchos temas que nos preocupan en la actualidad (...) estos problemas requieren de unidad, colaboración y trabajo en equipo". Citó en ese sentido el calentamiento global, la lucha contra el crimen organizado, el narcotráfico y terrorismo."Muchas veces nos quedamos atrapados en diferencias ideológicas, que no nos permiten ver los caminos del futuro (...) juntos encontraremos soluciones útiles concretas y factibles".

El colombiano Juan Manuel Santos llegó a La Habana con un mensaje de agradecimiento a Cuba y a la región por el respaldo a las negociaciones de paz que lleva adelante en la isla su Gobierno con las FARC. "El apoyo de Cuba ha sido muy importante. Hemos avanzado pero tenemos que reconocer que queda un camino largo que recorrer", apuntó. Santos se reunirá en la isla con el venezolano Nicolás Maduro y el ecuatoriano Rafael Correa. Venezuela cumple un papel importante en el proceso de paz colombiano. En otro tiempo, no hace mucho, encuentros de esta naturaleza habría resultado impensable. El sentido común le ha ganado a la ideología.