HOMENAJE A LOS PERIODISTAS SECUESTRADOS

Siria, una guerra distinta

Los colegas de Marginedas lamentan el apagón informativo en el país árabe

La mesa de debate de ayer en el Col.legi de Periodistes, en Barcelona.

La mesa de debate de ayer en el Col.legi de Periodistes, en Barcelona. / DANNY CAMINAL

2
Se lee en minutos
ALBERT GUASCH
BARCELONA

«Sin sus crónicas estamos más golpeados por la ignorancia». Gervasio Sánchez, más de 30 años cubriendo conflictos bélicos y coyunturalmente portavoz de los familiares de dos periodistas españoles secuestrados en Siria, reivindicó la voz de los enviados especiales al país en guerra. Lo hizo en una mesa de debate en el Col.legi de Periodistes de Catalunya organizada para denunciar «el apagón informativo» que sufre ahora mismo Siria. ¿Quién se atreve a pisar el terreno con los periodistas convertidos indisimuladamente en objetivos? El acto sirvió ante todo para recordar a Marc Marginedas, el enviado especial de EL PERIÓDICO capturado por los yihadistas desde el 4 de septiembre, y a los dos colegas en la misma angustiante situación, Javier Espinosa, de El Mundo, y el fotógrafo Ricard García Vilanova.

Que la guerra de Siria no es una guerra como todas las demás fue el eje del debate en que participaron periodistas que han pisado el terreno, como Joan Roura, de TV3, o que toman la decisión de enviar a un reportero al lugar de las hostilidades, como Marta López, redactora jefe de este diario.

«Siria se ha convertido en un lugar opaco», apuntó Roura. «Quiero hacer una súplica, y es que liberen a los compañeros secuestrados. Y quiero gritar una exigencia, por favor, que nos dejen trabajar, que nos dejen volver a Siria, no podemos cerrar los ojos ante este conflicto».

En este sentido, Marta López explicó el protocolo de actuación ante la tesitura de enviar o no a un periodista a una zona peligrosa. «Nadie obliga a un periodista a ir a Siria o ninguna parte. Lo primero, antes de tomar una decisión, es preguntar directamente al reportero, pues es él quien conoce mejor que nadie el país y sabe si es interesante y seguro viajar allí en ese momento».

Noticias relacionadas

Reconoció que si Marc estuviera de vuelta en Barcelona y le pidiera volver a Siria, difícilmente le daría vía libre. «Los periodistas deben ir a las guerras, como deben ir a las manifestaciones, al Parlamento o a los campos de fútbol, porque de lo contrario no existiría el periodismo, pero se deben dar las condiciones, y ahora en Siria no se dan esas condiciones para trabajar con libertad y seguridad».

Gervasio Sánchez señaló que la dificultad que existe para informar desde Siria solo es equiparable, a su juicio, al «silencio que se produjo en Somalia» a principio de los años 90. El moderador, el periodista Xavier Mas de Xaxás, subrayó el deseo colectivo de que «este pueda ser el último acto de homenaje a los compañeros secuestrados».