22 sep 2020

Ir a contenido

CUMBRE EUROPEA EN BRUSELAS

La UE acuerdan dar un nuevo impulso a la política de defensa

Los líderes diseñarán una estrategia de seguridad marítima común en el 2014 y desarrollarán un drone europeo

ELISEO OLIVERAS / Bruselas

Los líderes de la Unión Europea (UE) han acordado desarrollar una nueva generación de aviones pilotados por control remoto (drones) de gran resistencia para operaciones militares y civiles. Éste es uno de los proyectos emblemáticos del nuevo impulso a la política de defensa europea y a su industria militar que han consensuado los jefes de Estado y de Gobierno durante la primera jornada de la cumbre en Bruselas para no quedar atrás en un elemento clave de la tecnología militar del mañana y no depender como hasta ahora de EEUU en este campo.

El objetivo es desarrollar de cara al horizonte 2020-2025 un drone capaz de volar a media altura (entre 3.000 y 9.000 metros) de forma segura en el mismo espacio aéreo que utilizan las líneas aéreas civiles. 

España, Francia, Alemania, Italia, Holanda, Polonia y Grecia ya han anunciado que participarán en el proyecto de desarrollo de este drone de nueva generación. Los líderes han acordado que el proyecto pueda beneficiarse de las ayudas europeas para investigación y desarrollo desde el año próximo.

Ciberdefensa

Otros proyectos prioritarios de ámbito militar acordados en la cumbre han sido el desarrollo de capacidades europeas para reabastecimiento de aviones en vuelo, la preparación de una nueva generación de satélites de comunicaciones en colaboración con la Agencia Espacial Europea y el establecimiento de un marco común europeo de defensa cibernética.

Los líderes acordaron asimismo definir una estrategia de seguridad marítima de la UE para junio del 2014 ante la inestabilidad del Mediterráneo y un plan de acción para fortalecer la industria de defensa con participación de las pequeñas y medianas empresas.

Ésta ha sido la primera vez en cinco años que los líderes han mantenido un debate sobre las capacidades militares y defensivas de la UE. El estallido de la crisis financiera en el 2008 y las dos recesiones sucesivas que generó en la eurozona obligó a los Veintiocho a centrarse casi exclusivamente en los problemas económicos y financieros europeos.

Amenazas crecientes

Ahora, con la crisis económica y financiera más bajo control, los líderes han querido dar un nuevo impulso a la política de defensa europea, en especial ante un entorno internacional con crecientes riesgos potenciales para la seguridad de la UE, como la inestabilidad sociopolítica en la franja sur del Mediterráneo, el conflicto regional de Siria y la alarmante expansión territorial del campo de actuación de los movimientos yihadistas islámicos.