31 may 2020

Ir a contenido

ENTREVISTA CON LA Ministra de Asuntos Exteriores italiana

Emma Bonino: "Es mejor ir hacia una gradual legalización de la droga"

IRENE SAVIO
ROMA

Es diminuta y sobria pero posee unos chispeantes ojos azules que cierra cuando está en desacuerdo. Y Emma Bonino (Bra, 1948) lo está a menudo. «Los días buenos son aquellos en los que estoy feliz y cansada, porque a veces solo siento el cansancio», explica la ministra de Exteriores italiana, excomisaria europea de Derechos Humanos y activista desde siempre del Partido Radical. Bajo la exquisita amabilidad que desprende, Bonino es una polemista de acero templado.

-Las mafias italianas negocian con otras organizaciones criminales, se infiltran en todas partes. Debe de ser un dolor de cabeza para la política exterior de Italia.

- En mi opinión, el poder de corrupción de la criminalidad organizada es tal que incluso alcanza a los aparatos del Estado. La policía y la magistratura hacen lo que pueden, pero en muchísimos países -tanto pobres como ricos- la capacidad de corrupción de los aparatos del Estado es casi invencible.

-¿Ha empeorado la situación?

-Siempre ha sido así. Lo que asusta son los enormes costos humanos y daños a la credibilidad. Dañan la imagen de las instituciones y, a pesar de ello, no hay ningún cambio de política.

-¿La colaboración entre los gobiernos no es suficiente?

-Colaboración hay. El problema es que yo creo que estamos intentando vaciar el océano con un simple cubo de agua.

-¿Ha visto lo que ha pasado en Uruguay? Han legalizado la marihuana.

-Ya lo he dicho en otras ocasiones, creo que han hecho muy bien.

-En cambio, en Italia y en Europa, el debate se ha estancado.

-No solo en Europa, en todo el mundo. Es un tabú.

-Y esto, ¿por qué?

-Esta es una cuestión que tiene que ver en cómo se quiere gestionar el tema de las drogas. Yo creo que es mejor proceder hacia una legalización gradual que prohibir, porque el único resultado de esto es hoy que la droga es libre en todas partes y a un precio muy alto. Hasta mi madre, que no era una persona muy culta y bastante conservadora pero tenía sentido común, un día me dijo: 'Si al menos la legalizaran, estos acabarían en bancarrota'. Pero es un tabú, incluso en los estados más pragmáticos, como Reino Unido. Un tabú ideológico. Aunque supongo que mis colegas no comparten mis posiciones.

-Algunos países han pedido a Italia colaborar contra el ciberespionaje.

-Lo sé, lo he oído. Pero eso lo están discutiendo con la presidencia (de Enrico Letta). Por suerte, yo no me encargo de esto.

-Muchos se preguntan cuánto tiempo durará el actual Gobierno italiano. ¿No le molesta esto cuando habla con sus homólogos?

-Tenemos crisis todo el tiempo, pero nosotros intentamos hacer nuestro trabajo igual, afrontamos lo que surge cada día. Además, nuestros interlocutores ya han aprendido ampliamente a interpretar la situación italiana y creo que, finalmente, también se han acostumbrado.