Ir a contenido

Comienza el funeral por Nelson Mandela en Qunu

El oficio religioso se celebra en el interior de una gran carpa instalada en la finca del expresidente sudafricano ante unas 5.000 personas

Funeral de Estado de Nelson Mandela en Qunu, Sudáfrica, el pueblo donde pasó su infancia. / ATLAS

El funeral de Estado por Nelson Mandela ha empezado hoy a las 08.10 hora local (06.10 GMT) en Qunu, aldea del sureste de Sudáfrica en la que pasó su infancia y en la que será enterrado tras la ceremonia. El oficio religioso se celebra en el interior de una gran carpa, donde no entra la luz del día, instalada en la finca de Mandela ante unas 5.000 personas, entre ellas la familia del expresidente y mandatarios de diferentes países.

El féretro ha recorrido el trayecto, entre la casa de Mandela y la carpa, en un remolque de un camión militar y envuelto en la bandera de Sudáfrica. Una guardia militar ha escoltado el cuerpo hacia el lugar del funeral al compás de marchas militares y mientras los cañones disparaban salvas en honor a Mandela.

Portado por generales, el ataúd ha entrado en la carpa seguido por el presidente de Sudáfrica, Jacob Zuma, el nieto mayor del expresidente, Mandla Mandela, y, en una segunda línea, la viuda de Mandela, Graça Machel, y su exesposa, Winnie Madikizela-Mandela. El coro ha entonado el himno religioso "Lizalis' idinga lakho" para dar inicio a la ceremonia.

Los restos de Mandela han sido colocados delante del escenario blanco, en cuyo fondo se pueden ver velas y una gran imagen del rostro sonriente del líder sudafricano.

Antes de la ceremonia, la hija mayor del antiguo activista contra el "apartheid", Makaziwe Mandela, ha sido vista hablando con otros miembros de la familia. Entre los presentes se encuentran líderes religiosos de distintas confesiones, el príncipe Carlos de Inglaterra, el príncipe Alberto de Mónaco y líderes de países como Malaui o Tanzania.

Tras cantarse el himno nacional, "Nkosi Sikelele Africa", un obispo metodista ha tomado la palabra para dar inicio al turno de oradores, que continuará con miembros de la familia, amigos y compañeros de lucha y dignatarios.