ANTE EL REFERENDO DEL 2014

Salmond presenta el 'libro blanco' con los argumentos a favor de la independencia de Escocia

El ministro principal escocés da por hecho que Edimburgo conservaría la libra esterlina y permanecería en la UE y la OTAN

El documento oficial contiene 650 preguntas y respuestas para aclarar cualquier duda sobre el proceso soberanista

Escocia presenta su hoja de ruta para la independencia / ATLAS

1
Se lee en minutos
BEGOÑA ARCE / Londres

El ministro principal de Escocia, Alex Salmond, ha presentado en el Centro de la Ciencia de Glasgow el 'libro blanco' sobre la independencia con el que trata de convencer a los escoceses de la viabilidad ventajas de la separación del resto del Reino Unido. A 10 meses del referendo, el documento, de 670 páginas, trata de persuadir de los beneficios de la ruptura a la mayoría de los votantes, que según los sondeos siguen siendo contrarios o recelosos a la alternativa. El texto, titulado "El futuro de Escocia. Su guía para una Escocia independiente", responde a 650 preguntas de los ciudadanos sobre las consecuencias de la independencia.

"El porvenir de Escocia está ahora en mano de los escoceses", ha señalado Salmond en la presentación. "En el corazón de este debate solo hay una pregunta y es saber si la gente que vive y trabaja en Escocia se considera la más apropiada para tomar las grandes decisiones sobre su propio futuro". El documento ha sido criticado al dar por hecho, sin dejar lugar a dudas, que una Escocia independiente conservará la libra esterlina como moneda, seguirá dependiendo del Banco de Inglaterra y permanecerá en organizaciones internacionales como la Unión Europea o la OTAN. Tampoco analiza los posibles riesgos de todo tipo que puede acarrear la independencia.

Noticias relacionadas

El ministro británico para Escocia recordó la pasada semana que es "muy dudoso" que una Escocia independiente pueda conservar la libra esterlina y los servicios del Banco de Inglaterra, como parte de una "unión monetaria" con el resto del resto del Reino Unido. Carmichael señaló que Salmond y el Gobierno escocés deben tener un "plan B" sobre estos capítulos tan importantes.

El 18 de septiembre del 2014, cinco millones de escoceses están convocados para responder la pregunta: "¿Debe ser Escocia un país independiente?". Hasta el momento, los sondeos indican que el 47% se opone a la separación, el 38% está a favor y un 15% aún no lo ha decidido. El 24 de marzo del 2016 es el día fijado ya por Salmond para proclamar oficialmente la independencia si vence el 'sí'. La fecha coincide con el aniversario del Acta de Unión de Inglaterra y Escocia en 1707.