21 sep 2020

Ir a contenido

El PSC ratifica su desmarque de la consulta frente a los críticos

El 83% del consejo nacional socialista avala la decisión de Navarro de no apoyar la solicitud del referendo al Congreso

El sector catalanista reúne el 13% de los votos tras no conseguir que la dirección aceptase sus enmiendas

JOSE RICO / Barcelona

Pere Navarro, en su intervención en el consejo nacional extraordinario del PSC / ACN

Constatado el desacuerdo con el sector catalanista del partido, el consejo nacional del PSC ha refrendado por amplia mayoría la decisión del primer secretario, Pere Navarro, de descolgarse del proceso soberanista y votar en contra de la solicitud de la consulta al Congreso, el próximo 4 de diciembre. El 83,5% del máximo órgano entre congresos ha respaldado a la dirección, frente al 13,3% que se ha alineado con los críticos, que han defendido una resolución alternativa a favor de la petición del referendo.

La pelota queda ahora en el tejado de los dirigentes díscolos, que deberán decidir si vuelven a romper la disciplina de voto en el Parlament, como hicieron en enero con la declaración de soberanía de Catalunya.

Con más de una hora de retraso ha comenzado la reunión del consejo nacional del PSC debido a los contactos de última hora entre la dirección y los sectores críticos en busca de un acuerdo que evitase la fractura a cuenta de la consulta soberanista. Pero el esfuerzo ha sido en vano y, finalmente, ambas partes han dado por imposible el acuerdo. El primer secretario, Pere Navarro, no ha aceptado las enmiendas del ala catalanista, que defenderá una resolución propia a favor del 'sí' al referendo y ha conseguido forzar que las votaciones sean secretas.

Llamada a no "desfigurar" el proyecto

En su intervención inicial, Navarro ha cargado duramente contra los críticos, advirtiéndoles de que su discrepancia no puede convertirse en un "ruido permanente" que "desfigure el proyecto del partido". "Hoy decidimos si tenemos un proyecto autónomo o nos supeditamos a una estrategia que es un callejón sin salida", ha avisado el líder socialista, en referencia al "engaño" del Govern y ERC por mantener abierto el proceso hacia una consulta que "ellos mismos reconocen que no se celebrará".

Para sacudirse la presión de los críticos, Navarro les ha recordado que, si bien la opinión del primer secretario "es importante", "todavía lo son más las decisiones colectivas", en un claro emplazamiento a cerrar filas con el resultado de la votación del consejo nacional. El primer secretario también ha recordado que el sector catalanista está representado en la ejecutiva por su "esfuerzo de integración de sensibilidades" tras el último congreso del partido. "El rumbo hay que fijarlo aquí, y en ningún otro sitio", ha remachado.

Navarro y el secretario de acción política, Antonio Balmón, han estado reunidos a primera hora con las dos cabezas visibles de las corrientes críticas, Joan Ignasi Elena y Àngel Ros, que han intentado enmendar la resolución de la cúpula. Este texto sostiene que el PSC debe votar en contra de cualquier solicitud de la consulta que no cuente con el acuerdo previo del Gobierno central. Los díscolos preferían un texto más genérico que dejase la puerta abierta a la abstención.