24 oct 2020

Ir a contenido

MOVIMIENTOS FEMINISTAS EN EL MUNDO ÁRABE

Las mujeres saudís preparan un día de lucha por el derecho a conducir

El Gobierno del rey Abdalá ha prometido aplastar la iniciativa con la aplicación de la ley

Las carreteras de Arabia Saudí se preparan para un día de tensión. Las principales organizaciones de activistas han convocado para este sábado un acto de protesta a favor de la atribución de permisos de conducir a las mujeres --una acción que consistirá en salir por las ciudades con manos femeninas al volante.

"El 26 de octubre será el día en que las mujeres de Arabia Saudí demostrarán que hablan en serio sobre conducir y que este tema tiene que ser resuelto", ha dicho la activista Manal al-Sharif, una de las organizadoras de la campaña, a la agencia AFP.

Al mismo tiempo, según las activistas, la petición online para que esta ley, única en el mundo, sea cambiada cuenta ya con más de 16.600 firmas.

El Gobierno saudí ya hizo saber que tomará medidas para frenar la iniciativa, tal como lo hizo en las dos veces que se produjo este tipo de protesta. "Las mujeres en Arabia Saudí tienen prohibido conducir y las leyes serán aplicadas en contra de quienes las violen y quienes les apoyen", ha afirmado el portavoz del ministro de Interior, Mansur Al-Turki.

La ley actual, dicen las activistas, es bastante ambigua porque no prohíbe a las mujeres conducir, sino que restringe la emisión de permisos de conducir a los hombres.

Detenciones anteriores

En las protestas anteriores, la mayoría de las mujeres fueron acusadas de conducir sin permiso, lo que constituye un delito menor en el conservador reino árabe. Sin embargo, algunas de las activistas fueron acusadas de crímenes más graves como el de causar disturbios al orden público, castigado mas severamente.

En 1990, las autoridades detuvieron a 47 mujeres que conducían en una acción de protesta. En el 2011, la activista Manal al-Sharif fue encarcelada durante nueve días tras haber colgado en la red un vídeo en el que conducía un coche. 

Las mujeres saudís necesitan actualmente la aprobación de un hombre para poder viajar, trabajar y casarse. Uno de los argumentos usados para alejar a las mujeres del volante insiste en que conducir provoca daños en los ovarios.