Amado Boudou asume ante notario el poder ejecutivo de Argentina hasta que se recupere la presidenta

Cristina Fernández de Kirchner será operada este martes de una lesión cerebrovascular

Cristina Fernández llega al hospital para operarse de una lesión vascular en el cerebro.

Cristina Fernández llega al hospital para operarse de una lesión vascular en el cerebro. / Pablo MOlina (AP)

1
Se lee en minutos

El vicepresidente argentino, Amado Boudou, ha asumido ante notario el poder ejecutivo del país mientras dure el reposo ordenado por los médicos a la presidenta. Boudou había encabezado varios actos de Gobierno en representación de Fernández, aunque todavía faltaba el trámite oficial como establece la Constitución argentina.

La presidenta argentinaCristina Fernández de Kirchner, será intervenida este martes para la "evacuación quirúrgica" del hematoma que le fue diagnosticado el pasado sábado, informaron fuentes oficiales.

Fernández ingresó este lunes en una clínica de Buenos Aires para ser sometida a estudios cardiovasculares prequirúrgicos preparatorios para la operación.

El equipo médico, que inicialmente había recomendado reposo a la mandataria, decidió intervenirla quirúrgicamente ante una sensación de hormigueo que notó este domingo en su brazo izquierdo. 

Diagnóstico

Amado Boudou interrumpió el sábado una visita oficial a Brasil para regresar a Buenos Aires poco después de que la presidenta ingresara en la Fundación Favaloro, donde le diagnosticaron una "colección subdural crónica", un coágulo alojado en la cabeza, que la mantendrá en reposo durante un mes por consejo médico.

"Ella (Fernández) quiere que se mantenga la gestión y todo el equipo vamos a mantener la gestión. ¡Fuerza Cristina, fuerza Argentina, vamos todos juntos!", afirmó Boudou en un acto en la casa de Gobierno, antes de que se formalizara el trámite notarial que le convierte en la máxima autoridad del Estado temporalmente.

Duras críticas

Noticias relacionadas

La asunción de Boudou había sido puesta en duda por medios locales y analistas en medio de duras críticas por la presunta vinculación del vicepresidente con escándalos de corrupción. Además, en plena campaña para las elecciones legislativas del próximo 27 de octubre, el protagonismo de un dirigente con un fuerte deterioro en su imagen pública podría afectar negativamente al sector gubernamental, que afronta los comicios más difíciles en 10 años, coincidieron analistas.

En enero del 2012, el vicepresidente argentino asumió ya de forma temporal la presidencia cuando Fernández, que padece problemas de tensión que periódicamente la obligan a guardar reposo, se sometió a una operación en la que le extirparon la glándula tiroidea, lo que la mantuvo tres semanas apartada de su actividad habitual.