Ir a contenido

EL ESCÁNDALO DEL ESPIONAJE MASIVO EN EEUU

«Soy Chelsea Manning»

El soldado condenado a 35 años de cárcel por las filtraciones a Wikileaks se declara mujer

RICARDO MIR DE FRANCIA
WASHINGTON

Tras ser condenado a 35 años de prisión por entregar a Wikileaks cientos de miles de documentos clasificados, una sentencia que no tiene precedentes en los anales de los secretos de Estado en EEUU, el soldado Bradley Manning lanzó ayer una revelación personal. «Quiero que todo el mundo conozca al verdadero yo. Soy Chelsea Manning. Soy una mujer. Teniendo en cuenta que es así como me siento, como me he sentido desde la niñez, quiero empezar una terapia hormonal lo antes posible», dijo en una declaración escrita a la cadena NBC. Manning fue diagnosticado con un trastorno de identidad de género, pero es la primera vez que hace pública su naturaleza más íntima.

Será difícil, sin embargo, que el exanalista de inteligencia de 25 años pueda cumplir sus deseos. Un portavoz de la prisión militar de Fort Leavenworth, adonde Manning será trasladado, aseguró que «el Ejército no proporciona terapias hormonales ni operaciones de cambio de sexo para los trastornos de identidad de género». Sus abogados dijeron estar dispuestos a litigar judicialmente para que se cumplan sus deseos, un caso que no tiene precedentes en la justicia militar.

Correo electrónico

Un mes antes de ser detenido en Irak por las filtraciones, Manning envió un correo electrónico a uno de sus superiores donde explicaba su trastorno y su lucha para reprimir su condición. En el correo, encabezado con el asunto Mi problema, adjuntó una fotografía en la que aparece maquillado y con una peluca de mujer. «Pensaba que alistándome en el Ejército podría deshacerme de ello… Lo he intentado con todas mis fuerzas. Pero me persigue cada día más», decía en el correo.

Al margen de este asunto, los abogados del soldado, que ha pedido a la prensa que empiece a llamarle Chelsea Manning, solicitarán a Obama el indulto. La petición incluirá una carta personal de Manning, leída a la prensa tras la sentencia. «Cuando decidí revelar la información clasificada, lo hice por amor a mi país y por un sentido de obligación hacia otros», le ha escrito el soldado a Obama. «Si usted niega mi solicitud de indulto, serviré mi condena sabiendo que a veces uno tiene que pagar un precio alto por vivir en una sociedad libre». Podrá solicitar la libertad condicional tras siete años de prisión.