Ir a contenido

VIOLENTA TRANSICIÓN EN EL PAÍS DEL NILO

Al menos 24 policías egipcios resultan muertos en un ataque en el norte del Sinaí

Un grupo armado ha lanzado proyectiles de mortero contra dos microbuses de las fuerzas de seguridad

Un general ha muerto asesinado en Al Arish por los disparos de un francotirador

Al menos 24 policías han muerto este lunes y otros dos han resultado heridos en un ataque armado cerca de la localidad de Rafah, en el norte del Sinaí egipcio y en la frontera con la franja de Gaza, ha informado la televisión estatal egipcia. La televisión dijo en un principio que los fallecidos eran soldados, pero después ha explicado que eran miembros de seguridad.

Por su parte, la agencia estatal de noticias Mena ha señalado que en el ataque han muerto 24 "soldados de la Seguridad Central" y otros tres han resultado heridos. Un grupo armado ha lanzado proyectiles de mortero contra dos microbuses en los que se desplazaban los miembros de las fuerzas egipcias en la carretera que une Rafah con Al Arish, capital del norte del Sinaí, según la agencia de noticias Mena.

Los heridos han sido trasladados a hospitales para recibir tratamiento médico, mientras que en otro ataque en Al Arish ha muerto también un general de la Policía egipcia, esta vez por disparos de un francotirador, cuando subía a un vehículo blindado. La víctima, el general Ahmed Galal, evaluaba la situación de seguridad en la ciudad cuando ha sido alcanzado por las balas, lo que le ha causado la muerte inmediata.

Ataque a la Fiscalía Militar

El Ministerio del Interior egipcio ha expresado su pésame por la muerte de Galal y se ha comprometido a ofrecer toda la ayuda posible a su familia. En otro incidente en la misma ciudad, un grupo de hombres armados ha atacado la oficina de un banco y la sede de la Fiscalía Militar, lo que ha causado la muerte a un policía.

Egipto está sumido en una ola de violencia desde el pasado miércoles, cuando la policía desalojó dos acampadas en El Cairo de manifestantes islamistas que reclaman el regreso al poder de Mohamed Mursi, depuesto el pasado 3 de julio por un golpe militar.

Los incidentes se han sucedido en las últimas semanas en la península del Sinaí, convertida en un foco de inestabilidad y escenario de ataques contra las fuerzas de seguridad y gasoductos, así como de actos de contrabando y secuestros.