El desalojo policial de las acampadas islamistas causa al menos 278 muertos

La formación integrista denuncia más de 300 muertos y llama a los egipcios a "bajar a la calle para parar la masacre"

Varias excavadoras destrozan tiendas de campaña y barricadas de las dos protestas de El Cairo

Un partidario del depuesto presidente Mursi es detenido por la policía, este martes en El Cairo.

Un partidario del depuesto presidente Mursi es detenido por la policía, este martes en El Cairo. / REUTERS / MOHAMED ABD EL GHANY

2
Se lee en minutos

El desalojo de las acampadas de los partidarios del depuesto presidenteMohamed Mursi ha ocasionado unamatanza en El Cairo. LosHermanos Musulmanes han informado este miércoles de que más de 300 personas han muerto este miércoles durante el asalto de las fuerzas de seguridad a las dos acampadas de protesta de los seguidores deMohamed Mursi.

Un periodista de la agencia France Presse había contabilizado en la mañana del miércoles 43 cadáveres en una de las morgues próximas a la acampada de Rabaa al Adauiya, todos ellos de hombres con heridas de bala. En el hospital algunos heridos presentaban lesiones como disparos en la cabeza. Los médicos se concentraban en los casos de quienes podían salvar la vida. Por su parte, un periodista del servicio en árabe de Al Jazira ha contado hasta nueve decenas de cadáveres con terribles heridas.

Los Hermanos Musulmanes, grupo al que perteneció Mursi hasta que accedió a la presidencia de Egipto, habían asegurado en su página web que al menos 300 manifestantes habían fallecido en el ataque de la policía contra la acampada de la plaza de Rabea al Adauiyapor armas de fuego. Los islamistas han informado también de que la policía ha detenido a varios manifestantes.

ElMinisterio de Sanidad egipcio, por su parte, ya ha confirmado la muerte de 278 personas, mientras que el deInteriorha informado que al menos43 de las víctimas mortales son agentes de policía.

Los Hermanos Musulmanes, la influyente formación de Mursi que había ganado las elecciones legislativas un año después de la caída del autoritario Hosni Mubarak, ha llamado a "los egipcios a tomar la calle para parar la masacre".

Las autoridades egipcias han suspendido la circulación de trenes, tanto entrantes como salientes de El Cairo, para dificultar los movimientos de los partidarios del depuesto presidente Mursi. El banco central egipcio ha ordenado que las agencias bancarias del país que adelanten el cierre al mediodía.

ElGobierno egipcio ha amenazado este miércoles con hacer frente con "toda la dureza y firmeza" a los ataques contra propiedades públicas y comisarías.

El portavoz del Consejo de MinistrosSherif Shauqi ha leído un comunicado del Ejecutivo en el que aseguró que perseguirán a "los alborotadores" para proteger las propiedades del pueblo.

Además, el Gobierno ha pedido a los Hermanos Musulmanes que dejen de instigar a sus seguidores para que perjudiquen la seguridad nacional.

"El Ejecutivo atribuirá a los dirigentes de los Hermanos Musulmanes la responsabilidad total del cualquier sangre que se derrame y de todo el caos y la violencia actual", ha advertido el portavoz.

Asimismo, ha insistido en que las autoridades seguirán adelante con el plan trazado para la transición, que contempla la celebración de elecciones anticipadas y la reforma de la Constitución.

El Consejo de Ministros ha aladao, además, el papel desempeñado por las fuerzas de seguridad para aplicar la ley en las plazas de Rabea al Adauiya y del Nahda, en El Cairo, "lo que se refleja en el reducido número de heridos", según su opinión.

Noticias relacionadas

Las autoridades comenzaron al amanecer este miércoles la operación paradesmantelar las protestasen las plazas de Rabea al Adauiya, en el distrito deCiudad Naser,y en la delNahda, enGiza. Horas después, el desalojo se había dado por concluido en Nahda, mientras que continuaban los enfrentamientos en Rabea al Adauiya.

Excavadoras contra tiendas de campaña

Los manifestantes prendieron fuego a neumáticos y lanzaron piedras contra los efectivos gubernamentales. En el desalojo se emplearon carrosblindados delEjército, mientras que allí varias excavadoras destrozaban las barricadas y las tiendas de campaña de los manifestantes, entre los cuales se encuentran mujeres y niños.