30 oct 2020

Ir a contenido

Guerra intestina en el Vaticano por el futuro del banco del Papa

Los sectores inmovilistas afirman que la banca es "esencial" y sin ella "la Iglesia no sería libre"

ROSSEND DOMÈNECH / Roma

"Un banco es necesario, pero hasta cierto punto. Una Iglesia rica carece de vida. San Pedro no tenía cuenta en un banco", dijo el papa Francisco. "Sin un banco, la Iglesia no sería libre. Es esencial para su misión", subrayaron Ernest von Freyberg, presidente del Instituto para las Obras de Religión (IOR), el banco del Papa, y Paolo Cipriani, su director.

Los tres han hablado en los mismos días, mientras jueces romanos concluyen un sumario sobre seis operaciones no transparentes del IOR y se acerca julio, cuando el Moneyval, organismo del Consejo de Europa, someterá al banco vaticano al examen final sobre medidas contra el blanqueo de dinero --la nota, en diciembre--. En apariencia se trata, pues, de una pugna --en el Vaticano lo llaman "normal dialéctica"-- entre la voluntad de cambio del papa y quienes defienden el statu quo de la institución.

>> Lea la información completa sobre la guerra intestina en Roma por la banca vaticana en e-Periódico.