La policía turca usa gas pimienta en la principal vía comercial de Estambul

El gobernador de la ciudad turca asegura que el agua a presión que utilizan las fuerzas de seguridad contiene "una solución médica"

Manifestantes turcos corriendo para protegerse del gas lacrimógeno

Manifestantes turcos corriendo para protegerse del gas lacrimógeno / VASSIL DONEV (EFE)

1
Se lee en minutos
EFE / Estambul

Los agentes antidisturbios turcos han disparado gases lacrimógenos en la céntrica calle Istiklal de Estambul, para impedir que un grupo de manifestantes se acercara a la plaza de Taksim, tomada desde anoche por los agentes. Los policías emplearon vehículos blindados para cerrar la calle ante los manifestantes que siguen profiriendo cánticos de resistencia, y mientras los comerciantes de la vía piden a los policías que no disparen más gas. Aparte de gases, los agentes han disparado balas de goma de forma indiscriminada desde la torreta de uno de los blindados, lo que ha provocado carreras y escenas de pánico entre los manifestantes.

Por su parte, ante las denuncias de los manifestantes de fuertes irritaciones cutáneas causadas por el agua a presión, el gobernador de Estambul, Hüseyin Avni Mutlu, ha declarado que las tanquetas policiales utilizan agua a presión "con una solución médica", pero niega que se trate de "productos químicos". No obstante, el diario 'Milliyet' publica un vídeo en el que se ve a dos soldados echar el contenido de un bidón azul en los tanques de los vehículos de agua a presión, identificado con la marca Jenix (una empresa que fabrica pulverizadores de gas pimienta para defensa personal). El bidón es idéntico al que se encuentra en la web de la empresa , identificado allí con las siglas JNX5073A, con la acotación de que únicamente se puede vender a instituciones públicas o fuerzas de seguridad.

Desde anoche circulan por las redes sociales testimonios de manifestantes, apoyados por fotografías, que aseguraban haber sufrido graves irritaciones cutáneas y enrojecimientos tras haber sido rociados por el agua de los blindados policiales.

Testimonios

Noticias relacionadas

Ali Çerkezoglu, secretario general del Colegio de Médicos de Estambul, confirmó también al diario 'Milliyet' que según numerosos testimonios, las personas expuestas al agua de los blindados habían sufrido una reacción alérgica y una sensación de quemazón que duraba al menos dos horas en remitir.

Los agentes hicieron también una redada en la sede del Colegio de Ingenieros Mecánicos para impedir que siguiera siendo usada como improvisado centro de atención a los heridos en la represión de las protestas. Además, las autoridades han cerrado el puerto de Besiktas, el más cercano a Taksim, para impedir la llegada de manifestantes desde los barrios de la parte asiática de la ciudad.