OLEADA DE PROTESTAS EN TURQUÍA

Erdogan cede y no impondrá sus planes sobre el parque Gezi

El Gobierno turco esperará a la decisión judicial antes de actuar en la plaza Taksim de Estambul

Un pianista toca ante una audiencia improvisada en la plaza Taksim, este viernes.

Un pianista toca ante una audiencia improvisada en la plaza Taksim, este viernes. / MARCO LONGARI (AFP)

2
Se lee en minutos

El Gobierno turco ha asegurado este viernes que no empezará a urbanizar el parque Gezi de Estambul hasta que los tribunales decidan si se paraliza la obra o no. Al mismo tiempo, ha asegurado haber iniciado ya una investigación sobre la violencia policial ejercida durante las más de dos semanas de manifestaciones y protestas en Turquía contra el proyecto del Gobierno del primer ministro islamista Recep Tayyip Erdogan.

Incluso si los jueces dan vía libre al proyecto que implica la destrucción del parque, el Ejecutivo planea convocar un referendo, ha asegurado Hüseyin Celik, portavoz del gubernamental Partido de Justicia y Desarrollo (AKP), tras una reunión nocturna con representantes de los manifestantes, informa Efe.

El resultado del encuentro con Erdogan ha satisfecho a los delegados de la red Solidaridad con Taksim, que representa a los indignados acampados desde hace dos semanas en el parque Gezi, cerca de la plaza Taksim, en Estambul. En un breve comunicado, este colectivo ha afirmado que Erdogan les había asegurado que no tocarían el parque hasta la decisión judicial, que se convocaría un referendo y que ha abierto una investigación sobre los responsables de los abusos en el uso de la violencia durante la represión de las protestas.

Reacción positiva

Respecto a si se levantará la acampada que ocupa el parque, la red ha anunciado que esta tarde se celebrará una asamblea y que serán los manifestantes quienes decidan si terminan las protestas. "Reaccionaremos de forma positiva a esa actitud positiva [del Gobierno]", ha asegurado la red tras la reunión, que ha terminado a las 03.00 de la madrugada local (0.00 GMT). Los representantes de los manifestantes han afirmado, sin embargo, que seguirán "atentos a las promesas del primer ministro".

El acto de esta tarde en el parque servirá también para conmemorar y mostrar el dolor por los cuatro fallecidos durante las protestas (tres manifestantes y un agente).

Miles de heridos

En un encuentro con la prensa tras la reunión, Celik ha asegurado que Turquía es un Estado de derecho y que es imposible que el Ejecutivo lleve a cabo un acto ilegal. "Hay una decisión judicial, el Gobierno tiene que cumplirla", ha declarado, y ha insistido en que el parque quedará intacto hasta que el tribunal decida sobre la orden de paralización que pesa sobre la obra. En cuanto a la represión de las manifestaciones, que ha causado miles de heridos, el portavoz ha prometido: "Si se demuestra que [agentes] han cometido crímenes, serán castigados como prevé la ley".

Celik ha insistido en pedir a los acampados que desalojen el parque y que acaben las protestas: "Me dirijo a los jóvenes que se han concentrado por el medioambiente. Iros a casa a dormir en vuestras confortables camas".

Amenaza de desalojo

Noticias relacionadas

El anuncio del Gobierno llega después de que Erdogan volviera a amenazar ayer con disolver por la fuerza la acampada de Gezi, el parque cuya defensa ha derivado en una ola de protestas antigubernamentales por todo el país, contra el estilo autoritario del jefe del Gobierno.

La noche transcurrió tranquila y en ambiente festivo, pese a la tensión que provocaron esas amenazas. Cientos de madres acudieron a Taksim a formar una cadena humana alrededor del parque para impedir una intervención policial. Un piano instalado en la plaza permitió ofrecer un concierto hasta primeras horas de este viernes, en el que se fueron sucediendo hasta cincuenta pianistas, rodeados de una multitud que coreaba temas populares como el 'Let it be', de The Beatles.