TESTIGOS DEL USO DE SUSTANCIAS PROHIBIDAS

Un gas incoloro e inodoro

Dos periodistas de 'Le Monde' relatan los efectos de un ataque de fuerzas de Asad con armas químicas

1
Se lee en minutos
ANA ALBA
JERUSALÉN

Las pruebas de que en Siria se utilizan armas químicas empiezan a aparecer. Dos reporteros del diario francésLe Monde, el fotógrafo Laurent Van der Stockt y el periodista Jean-Philippe Rémy, han estado dos meses en Siria para investigar este tema y han comprobado que en algunos frentes las tropas del régimen de Bashar el Asad lanzan un gas inodoro e incoloro que solo se percibe cuando aparecen sus efectos y que podría ser gas sarín.

En el reportajeGuerra química en Siria,publicado ayer, y en un vídeo en la página web deLe Monde, Van der Stockt explica el ataque químico que presenció en el frente de Jobar, en las afueras de Damasco, el pasado 13 de abril.«El gran peligro de este gas que lanzaron cuando yo estaba con los rebeldes es que no tiene ni color, ni olor. Hay que estar justo donde lo lanzan para contaminarse. Los rebeldes no se dieron cuenta de que estaban afectados por un gas, ni yo tampoco, no lo vimos hasta que aparecieron los primeros síntomas como picor en los ojos, rojeces y dificultad para respirar, que preceden a los siguientes síntomas, más graves»,cuenta Van der Stockt.

El fotógrafo vio como algunos combatientes empezaron a toser y a vomitar y él mismo tuvo problemas respiratorios y visuales.«Es un arma que produce menos muertos que las convencionales, pero que psicológicamente atemoriza porque no sabes nunca en qué momento aparece. A la gente que está las 24 horas expuesta les produce una angustia permanente»,asegura el fotógrafo.

Noticias relacionadas

También Damasco

«Los síntomas que vimos en los afectados por el gas en el hospital indican que se parece a un gas de la familia del sarín, pero habría que analizarlo. Lo que está claro es que se usan productos tan tóxicos que la gente puede morir»,añade Rémy, que habló con médicos del hospital Al-Fateh de Kafer Battna (Ghouta). Ayer, en el barrio de Harasta, a las afueras de Damasco, decenas de personas presentaban síntomas de haber sufrido un ataque químico durante la noche, según activistas de la oposición.