Ir a contenido

APELACIÓN EN MOSCÚ

La justicia rusa confirma los dos años de cárcel para dos de las Pussy Riot

El tribunal municipal absuelve de gamberrismo y odio religioso a la tercer integrante del grupo punk

El Tribunal Municipal de Moscú ha dejado este miércoles en libertad condicional a Yekaterina Samutsévich, de 30 años, una de las tres integrantes del grupo punk Pussy Riot condenadas a dos años de prisión por cantar una "plegaria punk" anti-Putin en el principal templo de la Iglesia Ortodoxa Rusa, la Catedral del Cristo Salvador de la capital rusa.

Al mismo tiempo, el tribunal ha dejado en firme la sentencia de cárcel a las otras dos jóvenes del grupo, Nadezhda Tolokónnikova, de 22 años, y María Aliójina, de 24, condenadas por "gamberrismo motivado por odio religioso", delito del que las tres se declararon inocentes, según las agencias rusas.

Samutsévich, que cambió la pasada semana de abogados, saldrá libre del juzgado que veía el recurso contra la condena, mientras que sus compañeras deberán cumplir la pena en un correccional. "El tribunal estima que Samutsévich puede enmendar su conducta sin ser aislada de la sociedad", ha declarado la portavoz oficial de la instancia judicial, Anna Usacheva.

La nueva abogada de la mujer liberada, Irina Jrunova, ha explicado los motivos que en su opinión han llevado a liberar a su defendida: "Tan solo le hemos enseñado al tribunal su papel en la actuación [en la catedral]". "En 15 segundos no le dio tiempo a hacer nada. El tribunal ha atendido nuestros argumentos", ha añadido.

Recurso a Estrasburgo

El defensor de las otras dos condenadas, Mark Feiguín, ha asegurado al salir del juzgado que recurrirá tanto la condena a prisión como la resolución del Tribunal de Moscú sobre el recurso. "Seguiremos recurriendo esta decisión ante la instancia que corresponda y ante el Tribunal de Estrasburgo", ha indicado.

El letrado no entiende "por qué diferenció el tribunal las acciones de las integrantes de las Pussy Riot". "Nos alegramos por la liberación de Samutsévich, pero teníamos derecho a esperar la liberación de las tres chicas", ha señalado.

Durante la vista del recurso, Feiguín había pedido a la magistrada que valorara las presiones ejercidas sobre la justicia por el presidente ruso, Vladímir Putin, pero el tribunal no ha atendido esa petición. "Pido un pronunciamiento particular que señale al presidente de Rusia [Vladímir] Putin que es inadmisible la injerencia en la decisión del tribunal de casación", ha afirmado.

Presiones de Putin

Este domingo, en una entrevista por televisión en ocasión de su 60 aniversario, Putin aseguró: "Las llevaron al tribunal, les metieron un par de años". Y luego añadió: "En realidad está bien que fueran arrestadas y está bien la decisión que ha tomado el tribunal, ya que no se puede hacer tambalear las bases de la moral, destruir el país (...) Ellas han obtenido lo que querían".

Las Pussy Riot, que mantienen su inocencia, se dieron a conocer el pasado 21 de febrero, cuando cinco de sus integrantes irrumpieron encapuchadas en una zona restringida del altar de la catedral de Cristo Salvador de Moscú. Allí interpretaron su particular "plegaria punk". "Madre de Dios, echa a Putin", decía la canción cuyo vídeo fue ampliamente difundido en internet y en la que se acusaba al patriarca de la Iglesia Ortodoxa, Kiril, de creer más en el presidente de Rusia que en Dios.