Ir a contenido

Terror y sexo en el palacio de Gadafi

Las célebres amazonas del dictador eran en realidad esclavas, secuestradas y violadas

Adicto a la cocaína y al viagra, Gadafi requería sexo unas cuatro veces al día

ELIANNE ROS / París

La imagen de Muamar Gadafi rodeado de sus célebres amazonas, cuerpo militar exclusivamente femenino encargado de su protección, se adivinaba forzada. Y sus encendidas arengas sobre la igualdad de sexos sonaban poco sinceras. La sospecha de que no eran más que una vitrina, tan falsa como el color del pelo del extinto dictador, la confirma la reportera de 'Le Monde' Annick Cojean. Su libro, titulado 'Las presas, en el harén de Gadafi', recoge el escalofriante testimonio de estas mujeres y revela que en realidad eran esclavas sexuales, secuestradas y violadas por el dictador en plena adolescencia. Adicto a la cocaína y al viagra, Gadafi requería sexo unas cuatro veces al día

>> Lea la información completa del palacio de los horrores de Gadafi en e-Periódico.