ASAMBLEA GENERAL DE NACIONES UNIDAS

Rajoy se estrena ante la ONU con un auditorio casi vacío

El presidente enarbola la bandera del multilateralismo y pide la entrada de España en el Consejo de Seguridad

Mariano Rajoy, durante su discurso en la Asamblea General, ante un auditorio casi vacío, el martes en Nueva York.

Mariano Rajoy, durante su discurso en la Asamblea General, ante un auditorio casi vacío, el martes en Nueva York. / DIEGO CRESPO (EFE)

Se lee en minutos

PILAR SANTOS / Nueva York (enviada especial)

Mariano Rajoyse ha estrenado ante laAsamblea General de la ONU con un discurso en el que ha ondeado la bandera del multilateralismo y ha pedido elingreso de España en el Consejo de Seguridad como miembro no permanente en el bienio 2015-2016.

El presidente habló ante la asamblea pasadas las nueve de la noche en Nueva York, las tres de la mañana en España, por lo que el auditorio estaba casi vacío. La organización le dio el turno de palabra el jueves, pero la Moncloa pidió cambiarlo para que Rajoy no estuviera cuatro días en la ciudad estaodunidense y pudiera volver a Madrid hoy, como finalmente hará.

España no tiene fácil conseguir entrar en el Consejo puesto que compite conNueva Zelanda y Turquía. Las votaciones se celebrarán enoctubre del 2014. El presidente recordó la amplia participación de España en lasmisiones de paz y seguridad por todo el mundo y su importantepapel en Iberoamérica y elNorte de Áfricapara defender la candidatura.

El asunto de Gibraltar

Desde el atril de la ONU, Rajoy pidió alReino Unido iniciar un diálogo "sincero" sobre la descolonización de Gibraltar. El Gobierno del PP defiende una negociación bilateral y no tripartita, con las autoridades del Peñón, como puso en práctica el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

Noticias relacionadas

El presidente también tuvo unrecuerdo para las víctimas del terrorismo y dijo que España puede ser unmodelo para los países árabes que están inmersos en procesos de democratización.

Rajoy se fue del cuartel general de la ONU pasadas las nueve y media de la noche en Nueva York (seis horas más en España) sin haber querido comentar con la prensa laconvocatoria de elecciones de Artur Mas ni su intención de avanzar en el camino hacia la autodeterminación ni tampoco el cerco al Congreso.