03 jun 2020

Ir a contenido

CRISIS DIPLOMÁTICA

La OEA convoca una cumbre para debatir el 'caso Assange'

La petición de Ecuador se aprueba con los votos en contra de EEUU y otros dos países

ABEL GILBERT / Buenos Aires

La situación de Julian Assange será finalmente discutida en el marco de la Organización de Estados Americanos (OEA). La cita tendrá lugar el próximo viernes en Washington, a nivel de cancilleres. La OEA ha aprobado la solicitud de Ecuador después de que Gran Bretaña se negara a conceder un salvoconducto al fundador de Wikileaks.

El Gobierno ecuatoriano le concedió a Assange el derecho de asilo y lo fundamentó en el peligro al que se expone si es extraditado a Estados Unidos. El Departamento de Estado norteamericano recordó por su parte que EEUU “no forma parte de la Convención de 1954 de la OEA sobre el Asilo Diplomático” y, por lo tanto, “no reconoce el concepto de asilo diplomático como una cuestión de derecho internacional”.

Con esta postura, EEUU vuelve a enfrentarse con la mayoría de los países latinoamericanos. La celebración de la reunión de la OEA fue aprobada por 23 votos a favor y tres en contra. El "no" provino previsiblemente de Estados Unidos, y arrastró a Canadá, su principal aliado, así como a Trinidad y Tobago. Cinco países se abstuvieron.

Texto suavizado

Ecuador aspiraba a que se discutieran las "amenazas" del Reino Unido de entrar por la fuerza a su embajada en Londres. El texto de la convocatoria fue levemente suavizado y se decidió llamar a los cancilleres para abordar la situación "concerniente a la inviolabilidad de los locales diplomáticos de Ecuador (...) al amparo del Derecho Internacional".

El propio secretario general de la OEA, el chileno José Miguel Insulza, insistió no obstante en la importancia de defender claramente la "inviolabilidad de las sedes diplomáticas", un asunto que, subrayó, es "de interés común" de todos los países.

Conflicto bilateral

Para la embajadora estadounidense, Carmen Lomellin, el conflicto entre Quito y Londres es de orden "bilateral" y, hasta el momento, "no ha pasado nada" que alimente los temores a los que ha aludido Ecuador. En ese sentido, Lomellin consideró "inapropiado" que la OEA se meta en una "disputa bilateral” en la que una de las partes “no es miembro del hemisferio".

"Lo que está en juego aquí es el principio de inviolabilidad de las delegaciones y misiones diplomáticas, no es un problema bilateral de Ecuador y el Reino Unido, sino de un principio muy caro a esta organización", pareció responderle el representante uruguayo, Milton Romaní.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, dijo este viernes que Assange, que se encuentra desde el 19 de junio en la embajada ecuatoriana en Londres, puede permanecer “indefinidamente” en ese lugar si Londres no flexibiliza su postura.