14 ago 2020

Ir a contenido

Polémica en Ecuador por la concesión de asilo a Assange

Medios de comunicación y asociaciones de prensa reprochan al Gobierno de Correa las trabas a la libertad de expresión en el país

ABEL GILBERT / Buenos Aires

La decisión del presidente de Ecuador, Rafael Correa, de otorgar asilo político al fundador de Wikileaks, Julián Assange, ha reabierto las tensiones no resueltas en el país entre el Gobierno y la prensa, que afea a Correa que se erija en defensor y garante de la libertad de expresión para proteger a Assange y que en cambio adopte una actitud contraria cuando se trata de los medios de comunicación ecuatorianos.

En su editorial de este viernes, el diario El Comercio, de Quito, recordó la contradicción en la que se ve envuelto un Gobierno que concede el derecho de asilo al fundador de Wikileaks y "se negó a dar un salvoconducto al director de diario El Universo cuando este se asiló en la Embajada de Panamá en Quito".

No ha sido este el único roce entre ambas partes. A mediados de febrero, la Corte Nacional condenó a tres años de cárcel y al pago de 40 millones de dólares a tres directivos de 'El Universo' y a un editorialista. El mandatario los había demandado "por injurias", un delito que ha sido erradicado en el Código Penal de varios países latinoamericanos por su anacronismo. Una semana más tarde, Correa decidió "perdonar" a los encausados, pero el debate sobre las relaciones entre la prensa y el poder político siguieron en el candelero.

Leyes contrarias a la libertad de expresión

Vicente Ordóñez, de la Unión Nacional de Periodistas (UNP), ha recordado que en Ecuador se han presentado demandas de inconstitucionalidad contra el Código de la Democracia, que limita el trabajo de los profesionales del periodismo durante las elecciones. Según Ordóñez, el gesto de Correa hacia Assange no es un reflejo de lo que sucede en el país. El Gobierno "debate un Código Penal en cual hay artículos que pretenden judicializar la actividad periodística y una Ley de Comunicación que afecta la libertad de expresión".

En términos similares se ha pronunciado Diego Cornejo, director ejecutivo de la Asociación de Editores de Periódicos (Aedep), con la cual Correa mantiene una constante controversia. "Se ha buscado dar el mensaje de que el asilo tiene una posición a favor de la libertad de expresión, pero la pugna Correa-medios se mantiene", ha subrayado Paúl Mena, del Foro de Periodistas.

"Ojalá que los derechos humanos y la libertad de expresión que invoca el Gobierno para el asilo los respetara de forma irrestricta en el país", apunta en su editorial el diario quiteño Hoy.

Condena parlamentaria a Londres

En este contexto, Correa espera que la Unión Sudamericana de Naciones (UNASUR) salga en firme defensa del derecho de asilo y que la Organización de Estados Americanos (OEA) discuta el asunto al máximo nivel la semana que viene. 

Por lo pronto, el Congreso ecuatoriano tuvo en la noche del jueves una sesión extraordinaria que concluyó con la condena a Londres por la amenaza de entrar a la legación diplomática por la fuerza para arrestar a Assange. El presidente de la Asamblea, Fernando Cordero (Alianza País, en el poder), informó a su vez que la Cámara ha suspendido el receso legislativo para "defender nuestra dignidad y soberanía".