20 oct 2020

Ir a contenido

CONMOCIÓN Y ALERTA EN TODA FRANCIA

Francia busca a un asesino en serie con un perfil militar y de "gran crueldad"

Los investigadores siguen la pista de un hombre que fue expulsado del Ejército en el 2008 por hacer el saludo nazi

ELIANNE ROS / París

Los alumnos de las escuelas judías de Francia han vuelto este martes a las aulas protegidos por la policía en un clima de tensión y de gran tristeza tras el ataque antisemita de ayer en el liceo Ozar Hatorah en el que hubo cuatro muertos, tres de ellos niños pequeños. Las medidas de seguridad se han extremado en Toulouse, con el despliegue de 150 agentes para las labores de vigilancia en escuelas y centros de culto judíos. Todos los centros educativos e instituciones del país guardarán un minuto de silencio.

En la región Midi-Pyrenées la alerta terrorista se ha elevado al máximo nivel, el escarlata, mientras la policía busca al autor de los asesinatos, que se considera que es el mismo motorista que mató la semana pasada a tres militares pertenecientes al 17º regimiento de paracaidistas --dos musulmanes de origen magrebí y uno antillés-- en Toulouse y Montauban.

Los cuerpos de las víctimas mortales, el profesor de 30 años Jonathan Sandler, sus dos hijos Gabriel, de 3 años y Arieh, de 6, y Myriam Monsonego, de 7 años, hija del director de la escuela judía, serán hoy repatriados a Jerusalén, donde el miércoles tendrá lugar el funeral. De origen franco-israelí, Sandler se mudó a Toulouse desde Jesuralén el pasado mes de septiembre para enseñar religión en la escuela Ozar Hatorah. Su último gesto fue el de interponerse entre el asesino y sus hijos.

Cámara alrededor del cuello

Las cámaras del centro educativo han permitido a los investigadores trazar un perfil del criminal, que actúa de forma metódica y con una gran sangre fría. "Los mató como si fueran animales, es insoportable", ha declarado Nicole Yardem, presidenta de la principal organización de la comunidad judía en la región de Midi-Pyrenées, tras visionar la grabación. El ministro de Interior, Claude Guéant, ha explicado que el hombre llevaba alrededor del cuello una pequeña cámara con la que seguramente registra sus matanzas, lo que confirma que se trata de un criminal de una gran "crueldad".

Según los expertos, las imágenes revelan que se trata de alguien familiarizado con el Ejército y la práctica militar. Consideran también que actúa con "espíritu comando" y que probablemente se trate de un "justiciero delirante" que organiza sus ataques en solitario. Según el semanario Le Point, la policía sigue la pista de uno de los tres militares que pertenecían a la misma unidad de paracaidistas de los militares asesinados la semana pasada y que fueron expulsados en el 2008 por haber realizado saludos nazis. Se trata del líder del grupo, que no ha sido localizado. Los otros dos, según la prensa francesa, están localizados; uno se ha reenganchado en otra unidad del Ejército francés y el otro trabaja en un restaurante.

Más de 200 investigadores han sido movilizados sobre el terreno, entre ellos miembros de la subdirección terrorista. La dirección judicial del caso ha sido trasladada a la fiscalía de París. La policía sigue también la pista del criminal por internet, puesto que el asesinato del primer militar en Toulouse lo realizó tras citar al soldado a través de la red con motivo de la venta de una moto.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, que al igual que todos los candidatos a las elecciones presidenciales del próximo 22 de abril y 6 de mayo ha suspendido su campaña, recibe esta mañana en el Elíseo a los líderes religiosos de la comunidad judía y de la musulmana. Mañana presidirá en Toulouse el funeral de los militares asesinados.