PULSO POR LA INDEPENDENCIA

Salmond mantiene para el 2014 el referendo en Escocia

Londres advierte de que sin su permiso la consulta puede ser considerada ilegal

1
Se lee en minutos
BEGOÑA ARCE
LONDRES

El ministro principal de Escocia, Alex Salmond, anunció ayer que el referendo sobre la independencia tendrá lugar en el 2014. Salmond explicó que quiere dar tiempo a los escoceses para que consideren la decisión. La declaración del líder del Partido Nacionalista de Escocia (SNP) se produjo poco después de que el Gobierno británico advirtiera de que el plebiscito debe ser autorizado por el Parlamento de Westminster o, de lo contrario, será considerado como ilegal.

En una comparecencia en la Cámara de los Comunes, el ministro para Escocia, Michael Moore, anunció las condiciones de Londres para poder celebrar la consulta. Cualquier referendo, señaló, debe limitarse a una pregunta de sí o no sobre la cuestión de la independencia, excluyendo la posibilidad de preguntar si se desean más poderes para la autonomía.

Moore indicó también que la consulta debe celebrarse en un plazo de 18 meses, como dijo el lunes el primer ministro, David Cameron. Salmond no está de acuerdo con esa celeridad calculada y publicará este mes sus propios planes.

PORCENTAJE AL ALZA/ El líder independentista desea esperar hasta el 2014 para poder alcanzar un mayor consenso a favor de la soberanía, que ahora solo apoya el 38% de escoceses, aunque el porcentaje crece. La consulta, según dijo ayer Salmond, «será la decisión más importante de Escocia en 300 años».

Noticias relacionadas

El mandatario escocés criticó «el comportamiento thatcherista» del Gobierno británico, aunque dijo mostrarse predispuesto a colaborar con Londres para conseguir los poderes legales que permitirían la celebración de un referendo vinculante sobre el futuro de la unión.

«Tiene que ser un referendo hecho en Escocia y que se debata en el Parlamento escocés. Si el Gobierno de Westminster mantiene esto, no nos vamos a pelear mucho», aseguró Salmond, que teme las consecuencias fatales para los anhelos de su partido de un 'no' en la consulta independentista.