CARRERA DE LOS CONSERVADORES hacia la casa blanca

Un lapsus del republicano Perry amenaza su campaña

Olvidó uno de los tres ministerios que eliminaría, en pleno debate televisado

El candidato republicano Rick Perry mira sus notas durante un debate en la Universidad de Oakland.

El candidato republicano Rick Perry mira sus notas durante un debate en la Universidad de Oakland. / AP / PAUL SANCYA

Se lee en minutos

RICARDO MIR DE FRANCIA
WASHINGTON

Los debates televisados pueden hundir una campaña, como bien sabe Gerald Ford, quien en 1976 se equivocó al decir frente a Jimmy Carter que Polonia no estaba bajo el dominió soviético, un error del que no logró recuperarse. El último resbalón para la historia lo protagonizó el miércoles el aspirante republicano a la presidencia, Rick Perry, cuanto más necesitaba una actuación digna para resucitar su campaña. El gobernador de Tejas fue incapaz de recordar el tercero de los departamentos que eliminaría si llegara a la Casa Blanca. Se quedó en blanco. «El tercero… No puedo, lo siento, ups», dijo tras 45 angustiosos segundos.

Muchos analistas opinaban ayer que podría ser la puntilla para la campaña de quien estaba llamado a ser el principal rival de Mitt Romney, que un debate más cumplió con el expediente sin despeinarse.

SUCESIÓN DE PIFIAS / Aunque Perry sigue recaudando más fondos que sus rivales, una sucesión de debates lastimosos y pifias estrategicas más propias de un político novato han ofuscado un programa y unas credenciales muy al gusto de las bases ultraconservadoras. En las últimas encuestas rondaba el 5% de apoyos, casi a la cola del furgón. Perry tuvo una noche discreta hasta el momento del lapsus, que marcará para siempre el debate celebrado en Rochester (Michigan).

Noticias relacionadas

De ser elegido presidente, dijo, eliminaría los departamentos de «Comercio, Educación y, ¿cuál es el tercero? Veamos», dijo antes de que el moderador insistiera y tuviera que reconocer que no se acordaba. Casi 15 minutos después, recordó que se trataba del departamento de Energía.

El otro foco de la noche fue Herman Cain, más serio que de costumbre y acorralado desde hace más de una semana por las denuncias por acoso sexual de cuatro mujeres.