27 may 2020

Ir a contenido

LUCHA CONTRA EL TERRORISMO INTERNACIONAL

Muere en Yemen uno de los sucesores de Bin Laden

Anwar al Awlaki, un clérigo nacido en EEUU, era el líder de Al Qaeda en la Península Arábiga

Fuentes militares yemenís afirman que el terrorista ha fallecido durante un ataque aéreo de EEUU

Anwar al Awlaki, líder de Al Qaeda en la Península Arábiga y uno de los nombres que han sonado para suceder a Osama bin Laden al frente de la red terrorista, ha muerto en una operación militar en Yemen, según han confirmado este viernes el Ministerio de Defensa yemení y fuentes del Gobierno estadounidense. Al Awlaki era uno de los terroristas más buscados por Estados Unidos.

"El terrorista Anwar al Awlaki ha fallecido junto a algunos de sus compañeros", señala un escueto comunicado hecho público por el ministerio. Al Awlaki, un clérigo de 40 años de origen yemení y nacido en Estados Unidos, donde fue imán en Denver y en San Diego, era un líder carismático que dirigía la rama de Al Qaeda asentada en Yemen y Arabia Saudí, que en los últimos tiempos se ha convertido en una de las más activas de la red. 

En un ataque aéreo en Shabua

Aunque el Gobierno yemení, aliado de Washington, no ha dado más detalles de la operación, fuentes militares han explicado que el clérigo radical murió durante un ataque aéreo lanzado esta madrugada por la aviación estadounidense en la provincia de Shabua, a 570 kilómetros de la capital del país, Saná. En la operación han fallecido también un número aún indeterminado de supuestos miembros de Al Qaeda. El pasado mes de mayo, Al Awlaki salió ileso de otro ataque aéreo perpetrado por EEUU en la misma provincia de Shabua, refugio de numerosos miembros de la organización terrorista.

Sobre Al Awlaki, nacido en Nuevo México en 1971 pero residente en Yemen desde el 2002, pesaba una orden de captura de Estados Unidos desde abril del 2010, después de que fuera incluido en la lista de terroristas más buscados por la CIA. El pasado febrero, la agencia lo situó el primero de esa lista, lugar que hasta entonces ocupaba Bin Laden.

Tras los atentados de Fort Hood y Detroit

Washington acusaba al lugarteniente de Bin Laden de estar detrás de algunos de los últimos ataques en territorio estadounidense, como la matanza en Fort Hood en la que murieron 13 personas en la base militar de Texas, o de haber entrenado a Omar Faruk Abdul Mutalab, el terrorista nigeriano que intentó hacer estallar un artefacto durante un vuelo comercial que cubría la ruta Amsterdam-Detroit el 25 de diciembre del 2009. La Casa Blanca también le ha relacionado con algunos de los principales artífices del 11-S.

Al Awlaki había defendido los atentados cometidos por Al Qaeda contra los estadounidenses en venganza por la muerte de "miles" de musulmanes en Irak, Afganistán y en los territorios palestinos. La red terrorista cuenta con campos de entrenamiento en Yemen, según las autoridades yemeníes y estadounidenses, y se cree que centenares de partidarios de ese grupo están escondidos en las montañas del sur del país, especialmente en la provincia de Shabua.