Ir a contenido

PROBLEMA DE SALUBRIDAD EN ITALIA

Las señoras burguesas esparcen la basura de las calles de Nápoles

Por primera vez en 15 años las clases pudientes protestan por la inmundicia que campa por la ciudad

La céntrica vía Corso Vittorio Emanuele está llena de desperdicios; el caos de tráfico es monumental

ROSSEND DOMÈNECH / Roma

Esta mañana un tropel de mujeres de Nápoles ha bajado a una de las más céntricas calles de la ciudad y han desperdigado por el suelo los montones de basura, de nuevo acumulada desde hace semanas. El resultado es que por Corso Vittorio Emanuele no se puede circular, con el consiguiente colapso del tráfico urbano.

La noticia pudiera parecer que no tiene interés, ya que en las calles de Nápoles hay basura abandonada desde hace 15 años: no se la llevaron las juntas municipales de izquierdas, ni la retiró definitivamente Silvio Berlusconi, que hizo el milagro de una limpieza que duró justo para ganar unas elecciones autonómicas.

La noticia es que, esta vez, las mujeres enfadadas pertenecen a la burguesía, algo que no había ocurrido nunca. Estas han justificado su gesto explicando que no pueden llevar a sus hijos a la escuela.

Los ricos viven arriba

La burguesía partenopea suele vivir en los altos de la ciudad y mira a la plebe (a la que llaman lazarillos) de arriba hacia abajo, con una cierta indiferencia. En realidad, los burgueses y aristocráticos napolitanos han mirado siempre desde arriba la ciudad. Incluso cuando gobernaban los Borbones, que vivían en el Palacio Real, situado abajo. O cuando reinaba Joaquín Murat, cuñado de Napoleón y rey de Nápoles por un breve período (1808-1815), después de que los franceses echaran a los hispanos. Murat también vivía abajo. "Da igual Francia o España, con tal que se coma", decían en una frase que en italiano hace rima (Francia o Spagna purchè si magna)

La burguesía napolitana ha sido siempre la gran ausente en el Gobierno de la ciudad. Es lo primero que explican los interlocutores a los informadores forasteros cuando les preguntan: "¿Y qué dicen los ricos sobre tanta basura?". Y les responden: "No salen de sus palacetes".

Próximas elecciones municipales

En unos 20 días habrá elecciones municipales en Nápoles, gobernada hasta aquí por una junta de izquierdas. La duda que queda es a quién quieren favorecer las señoras burguesas: si a los salientes, que ellos mismos dan por hecho que perderán los comicios, o a los adversarios conservadores, a quienes tal vez falte fuelle para realizar un nuevo milagro... electoral.

En cualquier caso, apuntan los cronistas locales, ni unos ni otros están en la ciudad, sino ocupados en los pueblos de la provincia, haciendo campaña electoral. Saltan a la mente Sagunto o aquel párroco de la profunda Castilla de los años 60 que un día preguntó:  "Eso de Roma todavía existe, porque, nunca se sabe, a lo mejor nosotros estamos aquí peleando en primera línea mientras los generales ya firmaron la paz y se retiraron a sus aposentos".