EN EL 2008 HUYERON OTROS MIL REOS

Cerca de 500 presos talibanes se escapan de una prisión en Kandahar por un túnel

Las tareas de excavación comenzaron hace cinco meses en el exterior del presidio afgano

Policías afganos custodian la entrada a la cárcel de Kandahar.

Policías afganos custodian la entrada a la cárcel de Kandahar. / Allauddin Khan (AP)

1
Se lee en minutos
EFE / Kabul

Cerca de500 presos talibanes se han escapado este lunes de laprisión de Kandahar, en el sur de Afganistán, a través de un túnel de unos 360 metros que los insurgentes excavaron durante cinco meses, han confiramdo fuentes oficiales y de la insurgencia.

Un portavoz talibán, Zabiullah Mujahid, ha dicho en un comunicado citado por la agencia afgana AIP que 541 presos escaparon del bloque donde estaban los "convictos políticos", aunque el jefe de la Policía de Kandahar, Sher Shah Yousafzai, ha afirmado que los huidos son en realidad 400.

La Policía ha iniciado ya una investigación sobre los hechos, ha dicho Yousafzai.

La excavación comenzó fuera

Un dirigente talibán ha indicado que las tareas de excavación comenzaron en el exterior de la cárcel, y que les llevócinco mesesllegar a la sección política, a la cual son enviados los talibanes en el momento de su detención.

Los talibanes concluyeron anoche su tarea y desplegaron además un comando de "suicidas" alrededor de la prisión por si acaso las fuerzas afganas descubrían el plan de liberación e intentaran hacerlo fracasar.

Solo tres presos conocían el plan

"La puesta en libertad comenzó a las 23.00 de anoche (18.30 GMT), ysolo tres presos conocían el plan. Fueron despertando a sus compañeros uno por uno. El último de ellos salió a las 03.30 de la madrugada", dijo Mujahid en la nota.

Noticias relacionadas

Esta es la segunda vez que ocurre un escape masivo en la cárcel de Kandahar. En el año del 2008, en torno a un millar de presos huyeron de prisión, después de que los talibanes destrozaran las puertas mediante la explosión de una bomba ubicada en un camión.

Kandahar, la segunda mayor ciudad de Afganistán y capital de la provincia homónima, es considerado el principal bastión espiritual de los insurgentes, que tratan de derrocar al Gobierno afgano e implantar un Estado fundamentalista islámico.