CONFIRMACIÓN DE LA SENTENCIA

La India condena a pena de muerte al terrorista de los atentados de Bombay

Kasab es el único superviviente de la masacre, que causó 166 muertos en el 2008

El fiscal Ujjwal Nikam hace el signo de la victoria tras conocer el fallo del Tribunal Superior, este lunes, en Bombay.

El fiscal Ujjwal Nikam hace el signo de la victoria tras conocer el fallo del Tribunal Superior, este lunes, en Bombay. / Rafiq Maqbool (AP)

1
Se lee en minutos
EFE / Nueva Delhi

El Tribunal Superior de Bombay, en el oeste de la India, ha confirmado este lunes la condena a muerte del paquistaní Mohamed Ajmal Amir, alias Kasab, el único terrorista que fue capturado con vida tras los atentados terroristas que causaron 166 muerte en diversos puntos de la ciudad en noviembre del 2008. El tribunal también ha absuelto a los indios Faheem Ansari y Sabbauddin Ahmed, acusados de complicidad pero ya absueltos por falta de pruebas por la corte que los juzgó en primera instancia.

En la confirmación de la condena de Kasab, los jueces han enmarcado el crimen en la categoría de caso "raro entre los raros", el supuesto legal bajo el que la justicia india acepta la pena de muerte y que suele referirse a delitos de especial crueldad. "Es raro entre los raros. Si no se le aplica la pena de muerte, el pueblo podría perder la fe en el proceso judicial", han señalado los jueces. Kasab, recluido en una cárcel de Bombay, ha sido informado del fallo a través de videoconferencia.

Kasab había sido condenado a muerte por una corte especial antiterrorista el 6 de mayo del 2010 por asesinato, conspiración criminal, comisión de acto terrorista y guerra contra la India, los cuatro cargos más graves sobre los más de 80 de los que fue hallado culpable. Para la aplicación de la pena, sin embargo, era necesaria por ley la confirmación del Tribunal Superior de Bombay, aunque Kasab puede todavía recurrir al Supremo indio.

"Victoria de la justicia"

Noticias relacionadas

"Es una victoria de la justicia y una derrota de la farsa del terrorista paquistaní Kasab", ha subrayado a las puertas del tribunal el fiscal del caso, Ujjwal Nikam, que ha calificado al terrorista de "demonio" y "monstruo".

El atentado, en noviembre del 2008, causó la muerte a 166 personas. El comando terrorista estaba formado por 10 ciudadanos de Pakistán, de los cuales nueve fueron abatidos por las fuerzas de seguridad. Kasab resultó herido y detenido. Los asaltantes, miembros de un grupo separatista de Cachemira, llegaron por vía marítima y atacaron varios puntos emblemáticos de Bombay, como la estación Victoria, un famoso restaurante, un centro judío y dos hoteles de lujo de la ciudad portuaria y capital financiera de la India.