Ir a contenido

ELECCIONES PRESIDENCIALES EN BRASIL

La heredera de Lula acaricia la victoria

Dilma Rousseff sumará el 52% de los votos, según un sondeo

Abel Gilbert

Las encuestas cambian con la velocidad de un suspiro. Dilma Rousseff vuelve a acariciar la posibilidad de ganar las presidenciales brasileñas en la primera vuelta del próximo domingo. La heredera de Luiz Inácio Lula da Silva llegaría al 52% de los votos válidos, contra el 31% de José Serra, del Partido de la Socialdemocracia de Brasil (PSDB). La posibilidad de una segunda vuelta descansa en la frágil espalda de Marina Silva. Tercera en discordia, la candidata del Partido Verde ha trepado al 15% y es la única capaz de sacar electores a la coalición de Gobierno.

Marina ha militado 30 años en el Partido de los Trabajadores (PT) de Lula y considera que este hizo una «gran contribución» a Brasil. Pero el PT «no ha sido capaz de conectar con las utopías del siglo XXI», y por eso lo abandonó siendo ministra de Medio Ambiente, en el 2008. La aspirante ecologista disputa a Dilma el voto progresista y también el de los católicos, en sus variopintas expresiones.

APARICIÓN DEL ABORTO / En medio de esa lucha se ha colado uno de los temas más incómodos para los políticos de este país: el aborto. Aquí se realizan al año un millón de interrupciones clandestinas de embarazos. En esas clínicas, muchas veces precarias, se origina la primera causa de mortalidad materna. Los proyectos de despenalización no solo chocan contra la opinión de la Iglesia Católica sino de la mayoría de la sociedad.

«Ella estaba a favor (del aborto) y después cambió de opinión», dijo Silva sobre Rousseff. Rousseff se reunió con sacerdotes y bispos (obispos evangelistas) para asegurarles lo contrario. Les reiteró, no obstante, su posición favorable a que el Congreso encuentre un «punto de equilibrio» en las posiciones que incumben «valores fundamentales, muchas veces contradictorios».

El PT encabeza una alianza política muy heterogénea que incluye al centrista Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), grupos evangelistas, exestalinistas y personajes excéntricos, como el payaso Tiririca.

TRANSFORMACIÓN TOTAL / Edir Macedo, el líder de la Iglesia Universal del Reino de Dios, el grupo evangélico más poderoso del país, dueño, entre otras cosas, del canal de TV Record que amenaza con desplazar del primer lugar de audiencia a la Red O'Globo, defendió indirectamente a Rousseff y pidió a sus seguidores «no hacerle juego al diablo». Hace dos años, Macedo era perseguido por la justicia por blanqueo de dinero, la formación de bandas, falsificación de documentos y la ocultación de bienes con ayuda de empresas fantasma. La providencia lo ha salvado.

0 Comentarios
cargando