28 nov 2020

Ir a contenido

LUCHA ANTITERRORISTA

Bruselas quiere controlar los productos químicos de las bombas caseras

La Comisión Europea propone un reglamento para restringir su venta

El agua oxigenada combinada con ácido sulfúrico y acetona crea un explosivo

ELISEO OLIVERAS

La Comisión Europea ha propuesto hoy a los 27 estados de la Unión Europea (UE) un nuevo reglamento para reforzar el control de las sustancias químicas de base que se utilizan habitualmente en la elaboración de bombas artesanales por parte de los grupos terroristas.

Muchas se estos productos químicos son fácilmente accesibles porque se venden normalmente en droguerías, comercios de cosmética y farmacias, ya que se utilizan como desinfectantes, para la limpieza, como fertilizantes y forman parte de los componentes de herbicidas, pesticidas, fugicidas y venenos contra roedores, según ha explicado la comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström.

Sustancias de base

Los productos químicos más habitualmente empleados en la fabricación de bombas caseras son el peróxido de hidrógeno (agua oxigenda), la acetona, el ácido nítrico, el ácido sulfúrico, el ácido hidroclórico y la hexamina, precisó Malmström.

El peróxido de hidrógeno o agua oxigenada se utiliza como desinfectante de heridas, blanqueador de cabello, blanquedor de dientes y como aditivo para los detergentes para los lavavajillas. La acetona es un disolvente corriente de uso doméstico (limpieza de uñas pintadas) y un desengransante habitual. La hexamina se utiliza en los champús para el cabello; el ácido nítrico, en la limpieza; el ácido sulfúrico, en las baterias de los automóviles; y el ácido hidroclórico, en las piscinas.

Combinaciones explosivas

Esas sustancias combinadas con otros productos químicos permiten la elaboración de bombas caseras. Por ejemplo, el agua oxigenada, combinada con ácido sulfúrico y acetona, permite elaborar el explosivo peróxido de acetona, conocido también por las siglas TATP, y que ha sido utilizado por grupos extremistas islamistas en Europa.

El nuevo reglamento, cuyos detalles no ha precisado la comisaria, prohibirá la venta de productos con una concentración elevada de las sustancias que pueden utilizarse como precursores en las bombas artesanales, se someterá a control la venta de otros para detectar transacciones sospechosas, se requerirá una licencia para adquirir algunas de esas sustancias y se recomendará la reducción de la concentración de esas sustancias en los productos de uso habitual doméstico.