Ir a contenido

FESTIVIDAD DE LA ASUNCIÓN DE LA VIRGEN

Una falsa amenaza de bomba obliga a desalojar a 30.000 peregrinos de Lourdes

El santuario mariano ha vuelto a abrir las puertas tras el rastreo de la policía

Una comisaría recibió un aviso que de que cuatro artefactos explotarían a las tres de la tarde

AGENCIAS

El santuario mariano de Lourdes, en los Pirineos franceses, volvió a abrir sus puertas después de que la policía terminase el rastreo por un aviso de bomba que resultó ser falso y obligó a desalojar a unos 30.000 peregrinos, informó hoy la prefectura.

Una llamada telefónica anónima alertó a los medios y a la policía sobre la colocación de cuatro artefactos explosivos en el complejo del santuario, avisando de que explotarían a las 15.00 horas.

Los responsables del lugar de culto evacuaron a los cerca de 30.000 fieles allí congregados para que los artificieros, apoyados por perros de rastreo, pudieran examinar el lugar. La evacuación de los creyentes que se habían desplazado hasta Lourdes, en la fecha que más feligreses congrega el santuario mariano, se desarrolló en calma y terminó hacia las 14.00 horas, informaron los servicios de prensa de prensa del santuario.

Otra falsa alarma en octubre del 2002

No es la primera vez que el santuario recibe un aviso de bomba pues el 27 de octubre del 2002, la iglesia subterránea San Pío X, uno de los 22 lugares de culto emplazados en el complejo de 50 hectáreas que constituye Lourdes, tuvo que ser evacuada por un episodio similar.


El Papa Benedicto XVI visitó el santuario mariano de Nuestra Señora de Lourdes en septiembre del 2008 para conmemorar el 150 aniversario de las supuestas apariciones de la Virgen a la niña Bernadette Soubirous.