Ir a contenido

EL DIFÍCIL DÍA A DÍA EN UN PAÍS DESTRUIDO

Rap contra la malaria

Jóvenes raperos haitianos graban dos videoclips para promover la higiene y evitar enfermedades H La oenegé Oxfam impulsa esta fórmula para transmitir mensajes

MONTSE MARTÍNEZ / Puerto Príncipe

En un país completamente destruido, con un millón y medio de personas viviendo en la calle y una media de cien familias compartiendo una letrina en los casos más extremos, la promoción de la higiene se ha convertido en el caballo de batalla de las oenegés que trabajan en Haití para evitar enfermedades como la malaria. Especialmente entre los niños.

Todo vale. Desde canciones acompañadas de coreografías para los más pequeños hasta videoclips para los adolescentes y adultos. Dos sistemas que la oenegé Oxfam Internacional no ha dudado en explotar. La federación, que integra a 14 oenegés de todo el mundo entre las que se encuentra la catalana Intermón, ha promocionado dos videoclips protagonizados por conocidos jóvenes raperos haitianos para explicar, con ritmo, que es fundamental, primero, usar las letrinas y lavarse las manos luego. Un mensaje obvio para el primer mundo que, sin embargo, constituye un verdadero reto en los países más desfavorecidos del planeta, Haití entre ellos.

La segunda pieza abunda en lo recomendable de usar mosquiteras, teniendo en cuenta que la malaria se contrae por la picada de un mosquito. Los vídeos se emiten en formato de anuncio televisivo en la cadena local durante las retransmisiones deportivas del mundial.

Primera emisión

Así, la expectación era máxima el día de la inauguración del Mundial de fútbol en la oficina de la oenegé Oxfam Internacional en la localidad haitiana de Petit Goave. Más allá de lo meramente deportivo, que no es poca cosa teniendo en cuenta que Haití vive enloquecido con el campeonato, la media parte del encuentro inaugural, emitido a través de la televisión local, deparaba el esperado momento.

«Primero recibimos nosotros un seminario de lo que debíamos transmitir», explica Sterlin Daphmide, de 22 años, la única mujer del grupo, satisfecha tras asistir a la primera emisión para, a renglón seguido, añadir: «Para nosotros es una satisfacción poder ayudar a nuestro país en un momento tan delicado». Ya han detectado que los niños más pequeños imitan sus gestos y han memorizado las letras.

Generalmente, los estos músicos no trabajan juntos. Junto a Sterlin, Stanley, Dorlean, Desroches y Elie, con 27 años el de más edad, ya trataban de ganarse la vida con la música antes del terremoto, siempre complementando sus ingresos con otras actividades.

Celine Gagne, coordinadora de Oxfam Internacional en Petite Goave y Grand Gressier, los observa, satisfecha, mientras asegura que «la gente recibe bien el mensaje a través de esta vía». El lema global de la campaña es Tu salud depende de ti.

Megáfono en mano

Silvia Ramos, promotora de higiene de Oxfam, trabaja en los campos de desplazados de Puerto Príncipe, donde el ambiente no es, ni de lejos, tan relajado como en Petit Goave, una localidad a una hora de la capital. En el campo de desplazados ubicado en la plaza de los Ministerios de Puerto Príncipe viven ahora 1.033 familias. Es media mañana y los niños que habitan en el campo pero no van a la escuela se concentran a la sombra seducidos por Augustin Jeadine, una haitiana de 27 años que, aleccionada primero por Silvia, transmite luego los mensajes en creole. Los niños cantan y bailan: «Si quieres estar sano, tienes que estar limpio, porque las enfermedades no respetan a nadie...».

Temas: Catastro

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.