06 ago 2020

Ir a contenido

QUINTO ANIVERSARIO DE la catástrofe del sureste asiático

Indonesia y Tailandia recuerdan a las víctimas del gran tsunami

La prevención ha mejorado para tratar de evitar una tragedia como la del 2004

Miles de personas participan en los actos de homenaje a los 226.400 fallecidos

EL PERIÓDICO
BANGKOK / YAKARTA

Miles de personas participaron ayer en los actos de homenaje que se organizaron en diferentes países asiáticos, principalmente en Indonesia y Tailandia, en recuerdo de las víctimas del tsusani que barrió esta parte del Sureste Asiático hace cinco años. La inmensa ola, de hasta 30 metros de altura, mató a 226.400 personas y provocó uno de los peores desastres naturales ocurridos en esta parte del planeta.

La ola gigante llegó a las costas apenas 20 minutos después de que se registrarse un maremoto de magnitud 9,1. El agua se tragó costas, puertos y pueblos enteros y afectó a 14 países en total. El más castigado fue Indonesia, donde perdieron la vida 167.000 personas.

REZOS EN LAS MEZQUITAS / En la ciudad indonesia de Banda Aceh, al norte de la isla de Sumatra, se llevó a cabo ayer un acto oficial en el puerto de Ulee Lheu y se organizó una jornada de rezos en las mezquitas. «Nadie de mi familia sobrevivió la tsunami», explicó ayer a la agencia AFP Siti Aminah, de 72 años.

« Mis hijos, mis hermanos y mis hermanas murieron y me quedé solo», dijo. «Tal vez estén enterrados aquí o quizá se los llevó el mar, porque vivíamos en la playa», añadió junto a la fosa común donde reposan los restos de muchas de las víctimas de la catástrofe.

El vicepresidente de Indonesia, Boediono, hizo recuento de la reconstrucción de la zona devastada llevada a cabo gracias, en parte, a la ayuda económica internacional. «Cinco años después, los habitantes de Aceh han renacido y han reconstruido su vida social, económica y cultural», aseguró.

Según la Unicef, la situación actual es muchos aspectos es mejor que la de antes del cataclismo. La Agencia para la Rehabilitación y Reconstrucción de Aceh, asegura que en estos últimos cincos años se han construido en la provincia 140.000 viviendas, 1.700 escuelas, más de un millar de edificios públicos, 36 puertos y aeropuertos y 3.700 kilómetros de carreteras.

Tailandia dedicó también el día de ayer a honrar a los muertos del tsumani. Uno de los actos de homenaje se celebró en la playa de Khao Lak, donde hace cinco años fallecieron 3.000 personas, muchas de ellas turistas. Hoy, sobre los escombros de los edificios arrasados por las aguas del oceano Índico se han levantado nuevos hoteles.

«Hemos regresado porque fuimos de los sobrevivientes», explicó ayer el turista alemán Adolf Ruschitsschka, de 73 años, que junto a su esposa Katherina depositaron sobre las aguas turquesas del mar que baña la isla tailandesa de Phuket un puñado de rosas blancas.

RECLAMOS TURÍSTICOS / De una manera muy especial se vivió también la jornada de ayer en el pueblo tailandés de Ban Nam Khem, que perdió a la mitad de sus 5.000 vecinos como consecuencia del tsunami. Como ocurre en otras partes de los países afectados, los restos de la catástrofe sirven como reclamo turístico. Frente al mar se levanta un gran muro en forma de ola que ha sido bautizado con el nombre de tsunami.

La tragedia de hace cinco años puso de manifiesto la falta de preparación de los países afectados ante catástrofes de esta magnitud. Hoy se ha logrado avanzar en aspectos deprevención ya que los expertos no descartan que bajo la corteza oceánica del Índico se produzca otro potente seísmo similar al del 2004.

Sin ir más lejos ayer se registró un fuerte seísmo de magnitud 6,7 no lejos de las islas de Tanimbar, al este de Indonesia. No se informó de víctimas ni de daños materiales.