Ir a contenido

ASONADA MILITAR EN LA COSTA OESTE DE ÁFRICA

El presidente de Guinea-Bissau aborta una sublevación militar

Soldados rebeldes abren fuego de madrugada contra el palacio presidencial

Los alzados rechazaban los resultados de los comicios legislativos

BEATRIZ GARCÍA
RABAT

Un gravísimo sobresalto, aunque sin consecuencias políticas. Así se puede describir el ataque realizado en la madrugada de ayer por militares renegados contra la residencia del presidente de Guinea-Bissau, Joao Bernardo Vieira, en el que resultó muerta al menos una persona, una semana después de la celebración de las elecciones legislativas. Pese a que anoche el motín se había dado por fracasado, la situación en el paupérrimo país africano, convertido, a ojos de muchos analistas, en un narcoestado, era de gran tensión.

El tiroteo se produjo alrededor de las tres de la mañana (una hora más en España) y causó graves daños al palacio presidencial. Dos horas más tarde, pudo oírse otro intenso intercambio de disparos cerca del cuartel de Mansoa, a unos 70 kilómetros de la capital. Un responsable del Ministerio del Interior aseguró a France Presse que se había producido "un muerto" entre las filas de los atacantes y que tres asaltantes fueron detenidos y estaban siendo interrogados.

"POR TODA LA CASA" En declaraciones a EL PERIÓDICO, Franglin López, sobrino del presidente de Guinea-Bissau, intentó explicar los detalles de la asonada. "Dispararon por toda la casa del presidente, pero ahora todo está tranquilo; el presidente se encuentra en estos momentos encerrado en su residencia, pero está bien", explicó. Vieira conversó ayer por teléfono en varias ocasiones con representantes de la Unión Africana, a los que informó del fracaso de la sublevación golpista.

Según López, los motivos del incidente residen en el fracasado intento del expresidente guineano Kumba Yala de salir del país y refugiarse en Marruecos, además del rechazo del Partido de la Renovación Social (PRS), liderado por Yala, al resultado de las recientes elecciones, en los que venció el Partido Africano por la Independencia de Guinea Bissau y Cabo Verde (PAIGC). El motín se produjo tras la publicación de los resultados provisionales de los comicios, que concedieron una amplia victoria (67 escaños sobre 100) al PAIGC, expartido único.

PROTESTAS MILITARES Fuentes diplomáticas aventuraron otra tesis: "Existe un sector de la población que achaca al anterior presidente llevarse el dinero de Bissau y puede ser que parte de la población se haya rebelado contra ello y quieren que rinda cuentas por la mala gestión".

Las mismas fuentes diplomáticas han asegurado que hace varios días, "los militares protestaban contra Joao Bernardo Vieira porque querían que aumentaran los sueldos, algunos sin pagar por el anterior mandatario, y exigían que se les proporcionara más raciones de arroz y a mejor precio que al resto de la población". Los militares vienen reclamando privilegios que el presidente aún no ha concedido. Este podría ser otro de los motivos del ataque a la sede presidencial.

Temas: Guinea-Bisáu