Ir a contenido

EDITORIAL DE LA REVISTA CIENTÍFICA

'Nature' reclama la protección de las lenguas minoritarias

La Academia Francesa vetó la consideración de patrimonio cultural

EL PERIÓDICO
BARCELONA

La revista científica Nature ha intervenido de forma directa en el debate sobre las lenguas minoritarias. En su último número, el editorial de la prestigiosa publicación condena la decisión de la Academia Francesa de oponerse a la reforma constitucional que consideraría patrimonio cultural lenguas como el bretón, el occitano, el catalán, el euskera y el corso en Francia y afirma que las "lenguas regionales minoritarias, como las especies en peligro de extinción, merecen protección".

"¡Que horror!", afirma Nature en relación con la opinión expresada por los 40 miembros de la Academia Francesa. La revista considera que la desaparición de las lenguas minoritarias supondría una "trágica pérdida para la humanidad" puesto que las "lenguas se enriquecen unas a otras". Sobre el caso francés en concreto, la publicación considera "hipócrita" que un país "que es el primero en defender su elegante lengua nacional pretenda negar el mismo derecho a las regiones que desean mantener su propia lengua viva y vibrante".

LA FRASE POLÉMICA Pocas veces una sola frase ha levantado tanto revuelo. "Las lenguas regionales pertenecen al patrimonio de la nación". Este era el contenido de la enmienda, aprobada el 22 de mayo por la Asamblea Nacional francesa en el contexto de un proyecto de reforma de la Constitución de carácter más amplio. Esta escueta referencia excitó las iras de la Academia Francesa, que consideró que la inclusión de las lenguas minoritarias en el artículo 1 de la Carta Magna significaba "un atentado contra la identidad nacional".

Sorprendió a muchos el toque a rebato de los académicos porque la mención a la lenguas --75, entre ellas el catalán, el vasco, el occitano, el corso y el bretón-- era de carácter declarativo y no concedía prerrogativas ni implicaba ningún tipo de veleidad que pudiera alterar la primacía unificadora del francés. Sin embargo, la institución clamó por la retirada inmediata del texto. "Desde hace más de cinco siglos, la lengua francesa ha forjado Francia, por eso el artículo 2 de la constitución recoge esa evidencia: 'La lengua de la República es el francés'", rezaba el inusual comunicado de la academia.

FRENAZO EN EL SENADO

Tras agrios debates, los adversarios de la propuesta obtuvieron una victoria parcial en el Senado, que el 18 de junio tumbó la propuesta por 216 a 103 votos. El no prevaleció, sin distingos de partidos, con el apoyo de conservadores, centristas, socialistas y comunistas. Pero la última palabra todavía no se ha pronunciado. La reforma constitucional --que incluye la cuestión de las lenguas-- debe ser ratificada por ambas cámaras conjuntamente en julio.