PREPARATIVOS DE LA CUMBRE DE BUCAREST

Bush llega a Ucrania entre fuertes protestas anti-OTAN

El presidente de EEUU viaja a Kiev para apoyar el ingreso en la Alianza Atlántica

Rusia y varios de los aliados se oponen a esta adhesión y a la de Georgia

Protesta contra la entrada de Ucrania en la OTAN en Kiev, ayer.

Protesta contra la entrada de Ucrania en la OTAN en Kiev, ayer. / AP / ALEXANDER ZEMLIANICHENKO

2
Se lee en minutos
DMITRI POLIKÁRPOV
MOSCÚ

Miles de adversarios de la entrada de Ucrania a la OTAN protestaron ayer a gritos en Kiev por la llegada del presidente estadounidense, George Bush, que se reúne hoy con su homólogo ucraniano, Víktor Yúschenko, y con la primera ministra, Yulia Timoshenko, para acelerar el ingreso de la antigua república soviética en la Alianza.

"¡OTAN, vete a Estados Unidos!", "Bush, dictador sanguinario", "Yankee go home", "¡Fuck Bush!", rezaban las pancartas escritas en ruso y algunas en inglés. El Partido Comunista y el Socialista Progresista de Ucrania instalaron una ciudad de tiendas de campaña en la céntrica plaza de la Independencia, en una acción de protesta que durará hasta el próximo viernes, cuando termina la cumbre de la OTAN que se celebra esta semana en Bucarest. Se espera que esta reunión de el visto bueno al comienzo del Plan de Acción para la adhesión de Ucrania.

Bush llegó ayer por la noche a Kiev, inaugurando así la primera etapa de su gira por Europa del Este que incluye su participación en la cumbre de la OTAN.

"En violación de los compromisos de neutralidad asumidos por Ucrania, Bush viene a Kiev a respaldar a Yúschenko y Timoshenko en el asunto del ingreso en la OTAN", dijo uno de los líderes de los socialistas progresistas, Vladímir Márchenko. El líder del Partido Comunista de Ucrania, Petró Simonenko, advirtió que sus partidarios le darán una "cálida bienvenida" al presidente estadounidense.

PREVIO A LA INTEGRACIÓN

Yúschenko confía en que, con la ayuda de Bush, la OTAN dará luz verde a Ucrania para poner en marcha el Plan de Acción para la adhesión a la Alianza, previo a la integración plena. Georgia, otra exrepública soviética, es el otro aspirante interesado en un ingreso paulatino. Pero a diferencia de Georgia, todas las encuestas muestran que la mayoría de la población es contraria al ingreso del país en la OTAN. Por eso, la oposición prorrusa de Ucrania exige un referendo.

Noticias relacionadas

Varios miembros de la Alianza, incluida Alemania, se han mostrado contrarios al ingreso inmediato de Ucrania y Georgia después de que Rusia haya dejado muy clara su irreconciliable oposición a cualquier paso en esa dirección. El próximo 6 de abril, Bush tiene previsto reunirse en el balneario ruso de Sochi con el presidente ruso, Vladímir Putin, que ha amenazado repetidamente con apuntar a Ucrania con misiles nucleares si ingresa en la OTAN. Se espera que en esa cumbre lleguen a un compromiso sobre el tema que más ensombreció la relación bilateral en los últimos años, el escudo antimisiles que Washington quiere desplegar en el este de Europa. El Kremlin considera este plan una amenaza a la seguridad nacional.

La visita de Bush a Kiev provocó aun más ira entre los ucranianos por las medidas de seguridad sin precedentes tomadas a instancias de la parte estadounidense. Los vecinos que residen en el centro de la capital fueron visitados en sus domicilios por agentes de servicios especiales que advirtieron de que "no tienen derecho de asomarse ni de mirar por las ventanas".