Ir a contenido

Eslovenia asume la presidencia de la UE con el reto de Kosovo

Liubliana apoya la independencia pero considera esencial la unidad de acción

ELISEO OLIVERAS / BRUSSEL.LES

Eslovenia asume el martes la presidencia semestral de la Unión Europea (UE) con el principal reto de liderar a los Veintisiete en la difícil singladura de gestionar la independencia de la región serbia de Kosovo y evitar la desestabilización de los Balcanes.

Eslovenia es el primer país del Este que asume la presidencia de la UE y, si el nuevo Tratado de Lisboa entra en vigor como está previsto el 1 de enero del 2009, también será el último en asumir esa responsabilidad completa. Con el nuevo tratado, se creará un presidente estable de la UE y las competencias de las presidencias nacionales rotatorias quedarán limitadas a los consejos de ministros sectoriales.

Eslovenia, que se integró en la UE en el año 2004, lleva tres años preparándose meticulosamente para esta presidencia, con el entusiasmo y la ambición que caracteriza a los pequeños países comunitarios, para quienes Europa es su prioridad absoluta. Eslovenia, que vivió en su propia carne la violenta descomposición de la antigua Yugoslavia, ha colocado la estabilidad de los Balcanes en cabeza de su lista de prioridades.

UNIDAD EUROPEA

Eslovenia es uno de los más fervientes defensores del reconocimiento de la independencia de Kosovo, pero considera que el mantenimiento de una unidad de actuación de la UE en este ámbito es "esencial", y hacia ese objetivo orientará sus gestiones diplomáticas, según fuentes oficiales de alto nivel.

Eslovenia considera que "Kosovo necesita una solución sostenible sobre su estatus definitivo que asegure la paz y la coexistencia pacífica de todos sus habitantes". Pero esa inevitable independencia tutelada de Kosovo debe ir acompañada de una especial atención a Serbia para lograr que se convierta "en un factor de estabilidad en los Balcanes" y evitar que vuelva encerrarse en un nacionalismo conflictivo.

DEBATE BALCÁNICO

La presidencia eslovena tiene previsto celebrar una discusión sustancial sobre el futuro de los Balcanes y su perspectiva de integración en la UE a finales de marzo, durante el consejo informal de ministros de Asuntos Exteriores. Eslovenia considera que "la seguridad y prosperidad de la UE dependen mucho de la situación en los Balcanes".

Firme defensora del proceso de ampliación de la UE, Eslovenia considera que las puertas de la UE debe permanecer abiertas" a los países candidatos que cumplan los requisitos de libertad y democracia, respeto del derecho comunitario y capacidad económica de competir en un mercado abierto.

La presidencia eslovena tiene previsto dar un nuevo impulso a las negociaciones de adhesión de Croacia y Turquía y de estimular las reformas necesarias en Macedonia, Serbia y Bosnia-Herzegovina para acelerar su proceso de aproximación a la Unión Europea.

Eslovenia también celebrará la última cumbre entre la UE y el presidente de Estados Unidos, George Bush, centrada en la lucha contra el terrorismo, la estrategia contra el cambio climático y el reforzamiento de la cooperación económica trasatlántica.

La cumbre UE-Rusia, por otra parte, constituirá el primer diálogo directo entre la UE y el nuevo presidente electo ruso. La reunión debe permitir el inicio de las negociaciones del nuevo acuerdo de asociación y cooperación entre la UE y Rusia.

Temas: Kosovo Eslovenia