Ir a contenido

EEUU avala que la UE conduzca a Kosovo hacia la independencia

Las Naciones Unidas tiran la toalla en la búsqueda de una solución negociada

Zapatero dice que España tendrá una veintena de personas en la misión europea

EL PERIÓDICO / NOVA YORK

La suerte de Kosovo parece estar echada. La reunión de ayer en Nueva York del Consejo de Seguridad de la ONU acabó como empezó, con posiciones "irreconciliables", según anunció el embajador belga, Johann Verbeke, en nombre de los países occidentales. Así las cosas, EEUU hizo explícito su aval al envío de una misión civil de la Unión Europea (UE) que asuma la administración de la provincia serbia de mayoría albanesa y la prepare para una cada vez más próxima independencia.

"El Consejo no llegó a ningún acuerdo concreto", dijo un lacónico Massimo D'Alema, ministro de Exteriores de Italia, que ejerce la presidencia de turno. Ante lo cual, EEUU y los miembros de la UE presentes en la reunión cogieron el toro por los cuernos y elaboraron una declaración conjunta de respaldo a la posición europea: "Estamos dispuestos a asumir nuestra responsabilidad. Trabajaremos con la UE y la OTAN, de modo prudente y coordinado, cara a una solución para Kosovo", leyó Verbeke, rodeado de sus colegas.

EEUU y Europa estiman que el statu quo de Kosovo es "insostenible" y que "ha quedado claro que las posibilidades de una solución negociada están agotadas" tras el fracaso del último intento de mediación de la troika (EEUU, la UE y Rusia).

RUSIA QUIERE NEGOCIAR MÁS

El embajador ruso ante la ONU, Vitali Churkin, no solo rechazó este planteamiento, sino que de hecho presentó una nueva propuesta de diálogo. "Como somos optimistas, creemos que las negociaciones pueden reanudarse y que las dos partes pueden llegar a una solución aceptable para ambas", afirmó.

Rusia es la principal aliada de Serbia en su empeño por no perder la soberanía sobre la provincia. Moscú considera que una declaración de independencia sin el aval de la ONU iría contra el derecho internacional y sentaría un peligroso precedente. Pero a juicio de Occidente, fue el bloqueo ruso, en julio, a una resolución para poner en práctica el plan de "independencia supervisada" propuesto por el enviado especial de las Naciones Unidas, Martti Ahtisaari, lo que dio el golpe de gracia a toda posibilidad de acuerdo.

Como era de esperar, Serbia puso una vez más el grito en el cielo. Su primer ministro, Vojislav Kostunica, reiteró que una declaración unilateral de independencia de Kosovo violaría la resolución 1244 de la ONU, adoptada en 1999, que a su juicio "garantiza la integridad territorial" de Serbia, e incluso la Carta de las Naciones Unidas. Los embajadores británico y estadounidense, en cambio, afirmaron que sus asesores jurídicos defienden que la propia resolución 1244 "proporciona bases legales" para aplicar el plan de Ahtisaari sin que sea necesario que el Consejo vuelva a pronunciarse.

"REDUCIDÍSIMO" PAPEL ESPAÑOL

España colaborará en la misión civil de 1.800 policías y juristas que la UE enviará a la región con un "número reducidísimo de personas", según anunció ayer el presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, informa Pilar Santos. El jefe del Ejecutivo cifró en una veintena los participantes de esa misión, aunque añadió que la decisión definitiva se tomará en la reunión de ministros de Exteriores que se celebrará en enero.

Actualmente, España tiene desplegados 642 soldados bajo mandato de la OTAN en el oeste de Kosovo. Los militares están encargados de impedir los conflictos entre albanokosovares y la minoría serbia.

Temas: Kosovo

0 Comentarios
cargando