Ir a contenido

Detenidos siete españoles en Chad por intentar sacar a 103 niños africanos del país en avión

AGÈNCIES / BARCELONA

Siete tripulantes españoles de la compañía aérea Girjet fueron detenidos ayer en Chad cuando iban a salir del país hacia Francia en un avión en el que viajaban 103 niños huérfanos sudaneses acompañados por miembros de la ONG francesa Arca de Zoé y Children Rescue, según fuentes de la aerolínea. También fueron detenidos los ocho integrantes de la ONG y un periodista.

El director comercial de Girjet, Antonio Cajal, ha afirmado que el vuelo iba a partir de la ciudad chadiana de Abéché en dirección a Reims (Francia), pero que "fue inmovilizado por las fuerzas de seguridad local" y que detuvieron "a punta de pistola" a los cooperantes y a los miembros de la tripulación.

Cajal también ha señalado que, posteriormente, fueron "trasladados a los calabozos del aeropuerto y que el avión fue precintado y rodeado por fuerzas armadas". Las ONG fueron acusadas de gestión de adopciones ilegales, aunque las entidades aseguraban que querían trasladar a los menores por motivos médicos.

Detenidos por carecer de permiso de aterrizaje

Según Vicente Mas, cónsul español en Camerún que se ocupa también de los intereses españoles en Chad, los tripulantes del avión de Girjet fueron detenidos porque la aeronave no tenía permiso para aterrizar en el aeródromo de Abeche. Aparentemente, han sido acusados, igual que los nueve franceses, de tráfico ilegal de menores, añadió Mas. El cónsul ha declinado identificar a los implicados.

El director comercial de Girjet ha indicado que la tripulación "permanece secuestrada, incomunicada y despojada de todas sus pertenencias, y está siendo amenazada continuamente por las fuerzas de seguridad". También ha denunciado la situación "infrahumana" en la que se encuentran los tripulantes, uno de los cuales "pudo esconder su móvil" y "manda mensajes", aunque teme represalias por ello.

Primera fase para evacuar a 1.000 niños

Chad y Sudán, de donde se supone provienen los 103 niños, con edades de entre uno y nueve años, no permiten la adopción internacional de menores. La organización Arca de Zoé había lanzado en junio pasado un controvertido intento de evacuación "humanitaria" de 1.000 niños de Darfur y la del vuelo de ayer debía ser la primera fase.

Sin embargo, el entorno de la operación no está claro y, según ha trascendido, unas 300 familias en Francia habrían pagado entre 2.800 y 6.000 euros para acoger a un niño. Por su parte, responsables del Arca de Zoé han asegurado que las autoridades chadianas habían dado "todas las autorizaciones necesarias" para que los niños fueran llevados a Francia a fin de "salvar sus vidas".

Una operación "anormal"

El gobierno francés ha condenado "con firmeza" el intento de la ONG y ha recordado que hay una investigación judicial en curso en Francia sobre la operación, que fuentes diplomáticas han calificado de "totalmente anormal".

El presidente chadiano, Idriss Deby Itno, ha prometido "castigar severamente" a los responsables. Deby regresaba de Libia tras firmar un acuerdo de paz con grupos rebeldes chadianos cuando ordenó que el avión en que se trasladaba se dirigiera a Abeche, donde visitó a los niños. El presidente chadiano ha afirmado que el plan para sacar a ilegalmente a los menores es "inhumano, impensable e inaceptable".

Temas: Chad