Ir a contenido

Un atentado con bomba mata a otro diputado antisirio en Beirut

Ocho personas más mueren víctimas de la explosión, que causó también 20 heridos

EL PERIÓDICO / BEIRUT

La historia se ha vuelto a repetir en el Líbano. Un nuevo atentado con coche bomba, costó ayer la vida al diputado cristiano y antisirio Antoine Ghanem y a otras ocho personas. El ataque causó también 20 heridos.

La potente explosión ocurrió en el área residencial de Horch Tabet, en el barrio de Sin el Fil, un suburbio cristiano situado en el sureste de Beirut. La cadena de televisión LBC mostró imágenes de los coches carbonizados o en llamas, en medio de una espesa humareda. En estas imágenes podía distinguirse claramente un Chevrolet negro con matrícula azul, que es la que utilizan los parlamentarios en el Líbano.

Ghanem, cristiano maronita de 64 años de edad era diputado de las Falanges (Kataeb), partido perteneciente a la mayoría antisiria.

Este atentado, que fue motivo de una amplia e inmediata condena internacional, se ha producido cuando faltan solo seis días para que el Parlamento inicie el proceso de elección del nuevo presidente libanés, prevista entre el 25 de este mes y el 24 de noviembre, fecha en que expira el mandato del actual jefe del Estado, Émil Lahud. En el reparto de poderes entre las distintas comunidades establecido en la Constitución libanesa, la presidencia del país corresponde siempre a un cristiano maronita.

El Líbano atraviesa la crisis política más grave desde la guerra civil (1975-1990). Desde la muerte del exprimer ministro Rafic Hariri, en febrero del 2005 --víctima de un atentado similar al de ayer que causó en total 23 muertos--, los asesinatos de prominentes figuras antisirias se han repetido con cierta frecuencia. El último fue el del también diputado antisirio Walid Eido, que murió junto a otras nueve personas en otro ataque con coche bomba el pasado mes de junio.

TRIBUNAL INTERNACIONAL

Unos meses antes, en noviembre del 2006, el también diputado antisirio y ministro de Industria Pierre Gemayel murió acribillado a balazos en la localidad de Jdeideh, al norte de Beirut.

La mayoría libanesa y EEUU han acusado reiteradamente a Siria de estar detrás de estos ataques. Una comisión investigadora de la ONU imputó a Damasco el asesinato de Hariri. El pasado mes de mayo, el Consejo de Seguridad aprobó la formación de un tribunal especial para juzgar el magnicidio, y se comprometió a investigar las muertes de otros políticos y periodistas antisirios. Damasco condenó ayer oficialmente el atentado contra Ghanem y lo tachó de "acto criminal".

Temas: Beirut

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.