Ir a contenido

El TPI acusa a dos dirigentes sudaneses del genocidio de Darfur

EL PERIÓDICO / KHARTUM

El genocidio de Darfur ya tiene dos posibles responsables. Ayer, el fiscal general del Tribunal Penal Internacional (TPI), el argentino Luis Moreno Ocampo, acusó formalmente a un exviceministro del Interior de Sudán, Ahmad Mohamed Harun, y al dirigente de la milicia Yanyauid, Ali Kushayb, de 51 cargos de crímenes de guerra y lesa humanidad cometidos en esa región sudanesa. El Gobierno de Jartum reaccionó con una advertencia al TPI de que, a su juicio, no tiene competencias en este asunto, por lo que no cursará las citaciones.

El conflicto de Darfur, en el oeste de Sudán, estalló en febrero del 2003 cuando dos grupos rebeldes se alzaron en armas para protestar contra la pobreza de la región, fronteriza con Chad, y por el control de los recursos naturales. Desde entonces, unas 200.000 personas han muerto y dos millones más se han visto forzadas a abandonar sus hogares y alojarse en campos de refugiados en Sudán y Chad, en lo que, según la ONU, constituye uno de los peores desastres de este siglo.

PRUEBAS

El fiscal Moreno Ocampo presentó ayer en una rueda de prensa los resultados de sus investigaciones. "De acuerdo con la información que tenemos, estas personas son algunos de los principales responsables", afirmó. "Somos una fiscalía y nos basamos en pruebas", agregó al ser preguntado sobre la posibilidad de presentar cargos contra otros dirigentes. Según la fiscalía, Harun reclutaba y buscaba fondos para la milicia Yanyauid.

Temas: Sudán

0 Comentarios
cargando