30 oct 2020

Ir a contenido

EL FUTURO ES AHORA Y AHORA

Tecnohumanismo para diseñar el presente

El diseño es una valiosa herramienta para facilitarla innovación en numerosos campos

El pensamiento del diseño se focaliza enlas necesidades e intereses de las personas

A. Martín

Tecnohumanismo para diseñar el presente

¿Saben por qué Apple acaba de hacer historia al lograr una capitalización bursátil de 2 billones de dólares amén de que cuenta con más de 1.000 millones de usuarios? El truco lo desentrañó su fundador Steve Jobs, quien siempre apostó por el diseño: desde preciosistas tipografías para sus fuentes de letras hasta la retaguardia del Mac, eso que nadie se detiene a mirar. Todo tenía que tener un significado y un propósito. Es el secreto del éxito de los productos de Apple, pero también el de cualquier proyecto que mira por la calidad de vida de sus usuarios.

El diseño, que parecía un rol vinculado a disciplinas específicas, se erige cada vez con más fuerza como poderosa herramienta en intersección con numerosos campos para facilitar la innovación. Compañías, organizaciones, instituciones, 'start-ups'... Necesitan transformarse para saber responder a los intereses de estos usuarios en un mundo donde los avances tecnológicos -inteligencia artificial, realidad virtual, IoT o 'Big Data'- están transformando la manera en la que nos relacionamos entre nosotros y con el entorno.

Un buen diseño de un producto, un servicio o un espacio hace que la tecnología fluya en manos de quien lo usa y esto se consigue mediante la aplicación de metodologías y herramientas específicas, orientadas a la creación en equipo, los procesos de trabajo ágiles, la investigación de los usuarios y el análisis de los entornos.

Desde la idea hasta el desarrollo de una solución, el bienestar social se sitúa en el centro de todos sus procesos, porque su objetivo es que la tecnología se coloque al servicio del ser humano y no al contrario. Esta visión tecnohumanista es fundamental para el mundo que se abre ante nosotros. Es una visión de futuro pero también de presente.

Ya lo anticipó Steve Jobs, pero es ahora más que nunca cuando se necesitan diseñadores. ¿Dónde encontrar a estos profesionales? ¿Están preparadas las instituciones académicas, las universidades, los posgrados para esa evolución formativa que acorte distancias entre estudiantes y la nueva realidad?

Al ruedo. En este sentido, instituciones como el IED Barcelona, una de las escuelas de diseño más destacadas del panorama nacional, apuestan ya no solo por formar sino por transformar, mediante el desarrollo de propuestas que toman el pulso e, incluso anticipan, las nuevas realidades: destacan sus programas máster en Design for Artificial Intelligence o Virtual Reality, en Interaction Design, Fashion Technology and Wearables, Service Design...; o cursos de formación continua en UX for Connected Car o Transportation Interface Graphic Design.

También ofrece programas centrados en 'management' y aplicación del pensamiento del diseño en entornos organizacionales, como el Master en De-sign Management o el Posgrado en Design for Innovation Strategy. Estos cursos, impartidos por destacados profesionales en activo, apuestan por creatividad, cocreación, interdisciplinariedad, técnicas de prototipado rápido, desarrollo de proyectos para empresas reales o potenciación de 'soft skills'. 

Temas +Innovación