Ir a contenido

TECNOLOGÍA

Patrocina:

El sector del automóvil: una industria en constante evolución

El sector del automóvil: una industria en constante evolución

El sector de la automoción ha vivido en los últimos 40 años una evolución constante. Han cambiado muchas cosas, como el diseño de los modelos, su funcionamiento mecánico, los dispositivos de seguridad o los índices de siniestralidad. Pero no solo eso, también se han modificado aspectos como los sistemas de producción de las fábricas, las ventas o la relación con el cliente. Cambios que han dado la vuelta al sector del automóvil y que han supuesto una mejora considerable para los usuarios.

Si bien el sector del automóvil ya ha experimentado cambios increíbles a nivel tecnológico, como el ABS o el control de estabilidad ESP en los años noventa, los expertos prevén una auténtica revolución en los próximos 50 años difícil de imaginar. De hecho, nuestros vehículos actuales ya han modificado en los nuevos diseños radicalmente su aerodinámica para que, a igualdad de potencia, un coche que ofrezca una mejor capacidad para vencer la resistencia al viento pueda alcanzar una punta mayor. Cambios que han supuesto que el panorama del automóvil no haya dejado de evolucionar a mejor.

Avances tecnológicos decisivos

Los cambios en esta industria ya los estamos empezando a notar en la actualidad. Los nuevos vehículos ya comienzan a disfrutar de tres avances tecnológicos increíbles como son las motorizaciones eléctricas, la conducción autónoma y la digitalización. Cada vez más empresas se suman a estos pequeños cambios y abren camino a la gran revolución que disfrutaremos los próximos años.

Los vehículos eléctricos

El coche eléctrico y los avances en la autonomía de las baterías van a significar el aumento de radio de acción de este automóvil que le convertirá en unos años en el primer vehículo para todas las familias. Los coches tendrán cada vez más autonomía y se sustituirán poco a poco los automóviles diésel o gasolina por híbridos o eléctricos. Esta revolución en el sector también va a suponer un cambio en las ciudades, que tendrán que instalar más puestos de recarga en la calle para vehículos eléctricos, así como en centros comerciales o incluso en los garajes de los propietarios. Las ciudades tendrán que adaptarse a las nuevas necesidades de los vehículos eléctricos.

En el 2040 los expertos creen que en España dejarán de matricularse coches de gasolina y diésel. No se salvarán ni los híbridos ni los nuevos GLP (por gas) ya que el objetivo es que en el 2050 los coches contaminantes se prohíban completamente a nivel europeo. Ya en estos últimos años algunos fabricantes han pasado de apostar por el diésel y dedicar sus esfuerzos al coche eléctrico como es el caso de Audi y el grupo Volkswagen, que inició esta transición con el pie cambiado por el escándalo de emisiones en sus motores diésel. Un gran cambio que surge de una mayor concienciación social sobre el cambio climático y la necesidad de cumplir con los acuerdos de París.

La conducción autónoma y la digitalización

Otros dos grandes cambios serán la conducción autónoma y la llegada al sector del automóvil de la digitalización. La conducción autónoma irá descargando poco a poco de trabajo al conductor, hasta llegar al guiado 100% automático en un máximo de 20 años. Por ejemplo, desaparecerá el volante en la mayoría de los vehículos y se guiará por el reconocimiento facial.

La digitalización cambiará la movilidad de las personas en las grandes ciudades, pasando de la propiedad de los vehículos al coche compartido y el pago por uso y servicios. Según los expertos la mayoría de los kilómetros en el futuro se recorrerán en coches autónomos eléctricos que formarán parte del transporte como servicio. Estos vehículos no se comprarán, sino que se alquilarán mes a mes o se compartirán con otras personas lo que significará un ahorro en las familias en gastos de transporte considerable.

Hacia la ciencia ficción

Se avecinan años en los que cambiaremos de forma masiva nuestros coches por vehículos eléctricos. Estos contarán cada vez con más autonomía hasta que se desarrolle el vehículo que funcione gracias a los tanques de hidrógeno. Y por supuesto, coches que dependerán casi en exclusiva de los sensores, dejando anticuada la figura del conductor humano. En esta infografía se puede ver el proceso histórico que ha vivido el automóvil desde los 90, cuando la industria japonesa comenzó su despegue.

Pero esta evolución no acaba en el coche autónomo. En un futuro no tan lejano puede uno imaginarse coches sobrevolando las ciudades y haciendo desaparecer los incómodos atascos a consta de un cambio en las leyes del espacio aéreo. El futuro tenderá siempre a aumentar la seguridad de los vehículos, su autonomía y el consumo ecológico y responsable. Toda una serie de innovaciones que convertirán nuestro planeta en más seguro y sostenible y que significarán una gran revolución en el mundo del automóvil.

Temas: Automovilismo