Elon Musk intentó vender Tesla a Apple, a la que Volkswagen ve como un rival

Elon Musk intentó vender Tesla a Apple, a la que Volkswagen ve como un rival
2
Se lee en minutos

Está siendo Apple noticia de forma recurrente estos días en el ámbito de la automoción. Según unas informaciones adelantadas por Reuters, la compañía de la manzana mordida tiene como objetivo producir su propio coche eléctrico a partir de 2024, aunque los detalles son todavía escasos y la capacidad de Apple para producir vehículos está todavía en duda. La última noticia data del pasado mismo miércoles. Elon Musk confirmó en Twitter que, entre 2017 y 2019, propuso a Apple la compra de Tesla.

A colación del comentario de uno de sus seguidores, que le citaba en las informaciones de Apple acerca de su coche, Musk confesó que durante “los días más oscuros del programa Model 3, quise reunirme con Tim Cook [el CEO de Apple] para negociar la posibilidad de que Apple adquiriera Tesla. Rechazó la invitación“. En el mismo tuit, Musk explica que iba a ofrecer su compañía a una décima parte de su valor actual, una cifra totalmente asequible para Apple. Las acciones de Tesla se han revalorizado un 1.411% desde 2017.

Volkswagen ve a Apple como un posible rival

También a raíz de las últimas informaciones que apuntan a Apple como un nuevo actor dentro de la industria automotriz, Herbert Diess, CEO del Grupo Volkswagen, reconoció en LinkedIn que espera la llegada de nuevos rivales que “sin duda acelerarán el cambio en nuestra industria y traerán nuevas habilidades”.

En ese sentido, consideró a Apple una compañía capaz de aventurarse con la producción de vehículos por su acceso “casi ilimitado” a recursos, sean tecnológicos o económicos. “La compañía más valiosa del mundo volverá a ser una empresa de movilidad, sea Tesla, Apple o Volkswagen“, cerró.

Noticias relacionadas

Herbert Diess se enfrenta a un futuro retador como CEO del grupo alemán. Respaldado recientemente por el consejo de administración del consorcio, Diess pretende transformar el Grupo Volkswagen en una empresa no solo automotriz, sino de movilidad y servicios digitales. A las grandes inversiones y esfuerzos dedicados a desarrollar nuevos coches eléctricos, como el Porsche Taycan, el Cupra el-Born o la familia ID. de Volkswagen, Diess deberá llevar a cabo una reducción de costes de personal del 5% para afrontar el coste económico de la electrificación y la digitalización. También está en juego el futuro de las marcas superdeportivos del grupo, con Bugatti en la rampa de salida, podría ser la croata Rimac la que se haga con la firma francesa, Bentley pasando a estar bajo el control de Audi y Lamborghini y Ducati finalmente a salvo tras dudarse su encaje en la visión del grupo que Diess tiene para el futuro.

El futuro del sector del automóvil será apasionante, aunque el proceso de cambios que se avecinan supondrá un gran reto para todas las marcas. Uniones como las del Grupo FCA y el Grupo PSA ejemplifican que lo primordial ahora es unir esfuerzos y recursos para afrontar la siguiente gran transformación de un sector tractor de la economía.

El objetivo de Apple: un coche propio en 2024