Urbanismo

L’Hospitalet impulsa en Santa Eulàlia su primer gran eje verde: 2,6 millones para las obras iniciales y un modelo a replicar en otros barrios

Los primeros trabajos se realizarán en la plaza de las Palmeres, a través de la cual pivotarán el resto de trabajos para crear un corredor verde

MULTIMEDIA | L'Hospitalet que heredó y el que deja Núria Marín: cómo se ha transformado la ciudad en los últimos 16 años

Barcelona descarta replicar el modelo de ejes verdes al costar su mantenimiento diez veces más que en otras calles

Consell de Cent no es un gasto contable, "es una inversión en salud", responden expertas de ISGlobal y del Col·legi de Metges

La plaza de las palmeras de L'Hospitalet.

La plaza de las palmeras de L'Hospitalet. / Jordi Cotrina

Àlex Rebollo

Àlex Rebollo

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El Ayuntamiento de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelonès) planea crear un primer gran eje verde en el barrio de Santa Eulàlia. Hace unas semanas, el consistorio sacó a licitación las obras para empezar a desarrollar un corredor arbóreo que debe conectar el parque de la Torrassa con la plaza Europa —un paseo de unos 15 minutos a pie—. Precisamente, la masificación de la ciudad es uno de los principales problemas destacados por los vecinos de L’Hospitalet en los barómetros municipales que el Ayuntamiento publica cada año. 

La falta de verde y la alta densidad poblacional son algunos de los males endémicos de la segunda ciudad de Catalunya. Dos condiciones heredadas del ‘desarrollismo’ franquista y que tampoco se han llegado a resolver desde la vuelta de la democracia, mostrando estas mismas su peor cara durante los confinamientos por la pandemia de la covid-19, cuando los vecinos de algunos de los barrios más densos de la Unión Europea se vieron obligados a permanecer en viviendas sin mucho espacio y, cuando podían salir, a pasear por calles más bien estrechas y sin mucho verde.

De hecho, la idea del eje verde de Santa Eulàlia responde a los objetivos marcados en el ‘Pacto de Ciudad’ que partidos políticos y entidades de la ciudad firmaron en noviembre de 2020, transcurridos los primeros meses del covid-19. Con casi dos años de retraso respecto a la previsión inicial del inicio de las obras, el Ayuntamiento espera ahora poder adjudicar las obras para remodelar la plaza de las Palmeres, el principal proyecto de este pasillo verde y sobre el que pivotarán los demás trabajos. Unos trabajos con un presupuesto base de más de 2,6 millones de euros y para los que el plazo para presentar ofertas finaliza este 3 de junio.

La plaza de las Palmeras de L'Hospitalet.

La plaza de las Palmeras de L'Hospitalet. / Jordi Cotrina

“Esta actuación forma parte de una estrategia urbana a mayor escala que quiere vertebrar el barrio de Santa Eulàlia en torno a un corredor verde desde el parque de la Torrassa hasta la plaza de Europa”, señalan fuentes municipales a este diario. Así, la iniciativa se acompañará de un plan de usos del espacio público que “responda a las necesidades ciudadanas y unas acciones de movilidad que garanticen itinerarios más amables y saludables”, añaden.

La idea del gobierno local es replicar proyectos similares a este “en todos los barrios de la ciudad”, creando ejes verdes que unan los parques y zonas verdes ya existentes en el municipio. En el caso de este primer pasillo, la conexión completa con el parque de la Torrassa, claro, dependerá de que se produzca el soterramiento de las vías de tren en la ciudad, una 'macroobra' para la que todavía no hay fecha.

La plaza de las Palmeres

El proyecto de urbanización de la plaza que funcionará como eje vertebrador del corredor verde explica que la plaza de las Palmeres data de los años 80 y lo define como un “proyecto urbano bastante interesante y ambicioso”, pero que, a la larga, ha creado espacios “infrautilizados” y que, en algunos casos, se han ido “degradando”. Por ejemplo, apunta a los espacios entre bloques de viviendas, unas vías que responden a criterios “muy desfasados donde el vehículo aún tenía mucha importancia en detrimento de los peatones”.

Además, el informe remarca como la llegada de la escuela Pompeu Fabra supone también tener que “repensar los espacios adyacentes en términos de un urbanismo más humano”. Así, en la remodelación del espacio, finalmente ha quedado excluido el tramo sur de la plaza porque ya fue reurbanizada a causa de las obras de la L10 del metro.

Una de las principales novedades planteadas en el proyecto, que luego tendrá que terminar de estudiarse y definirse una vez se adjudiquen las obras, es la incorporación de casi un centenar de nuevos árboles en la plaza —92, para ser específicos—. La documentación adjunta en la licitación señala que, en el momento de la redacción del proyecto, la plaza de las Palmeras incluía 218 árboles y cuatro palmeras y que, con la remodelación, se mantendrá la ubicación de 211 ejemplares y de las cuatro palmeras, mientras que los siete árboles restantes se “trasplantarán a nuevas ubicaciones”.

La plaza de las Palmeras de L'Hospitalet.

La plaza de las Palmeras de L'Hospitalet. / Jordi Cotrina

De este modo, la futura plaza tendrá tres principales zonas de sombra cuyo objetivo será “proporcionar condiciones de confort térmico a la población en episodios de temperaturas extremas”, es decir, actuar como refugios climáticos en una de las urbes que más sufre los efectos ‘isla de calor’. En el área central, frente a la escuela Pompeu Fabra, se instalará una zona de juegos infantiles de gran superficie, mientras que las otras dos áreas contarán con una estructura de pérgola.

Cambios en la movilidad

La remodelación de la plaza no solo implicará más árboles y nuevas zonas de juegos, dado que uno de los objetivos es conseguir un itinerario de prioridad para los peatones a lo largo del pasillo verde. En cuanto a la circulación rodada, por una parte, se restringirá ahora a la calzada de la calle Badalona, en el lado de la plaza, y se transformará parte de la calle Narcís Monturiol y del Rossell en prioridad invertida, dado que "debe darse preferencia a los itinerarios de peatones en sentido norte sur que vertebran el corredor verde de Santa Eulalia", añade el proyecto de las obras. Así, se prevén pacificaciones de algunos tramos y que se reduzca "sustancialmente el aparcamiento en superficie".

Las otras intervenciones que complementan la plaza y que se proyectan con criterios análogos son la calle Badalona por el lado oeste, es decir, la zona que queda entre bloques de viviendas, la calle Narcís Monturiol y la calle Mestre Carbó. De este modo, este tramo de la calle Badalona se prevé que pase a tener prioridad invertida, lo que supone que la prioridad pasen a ser el peatón y la bicicleta en vez del coche, y que el acceso en coche que restringido para los vecinos.

Por lo que respecta a la calle Narcís Monturiol, la intervención propone un reajuste de la zona rodada dejando "más espacio por la acera sur en la plaza, siendo de prioridad invertida casi desde la calle Cooperativa, y en continuidad con la calle del Rossell". Finalmente, la última intervención corresponde a la calle del Mestre Carbó, en el tramo de la plaza de las Palmeres hasta el cruce con la calle Pi i Margall. "En esta calle se ha cambiado completamente la sección existente. La sección proyectada ahora es asimétrica, sacando los dos sentidos de circulación convirtiendo la calle en unidireccional, respetando la línea de aparcamiento y aumentando la acera que da al colegio, con la incorporación de una línea de alcorque continuo con arbolado, mejorando accesibilidad y la calidad ambiental del tramo de calle", detalla el proyecto.

Suscríbete para seguir leyendo