L'Hospitalet

Hospitalet

Colectivos vulnerables

Un desahucio en L’Hospitalet termina con un menor de 8 años en la calle y dos detenidos

  • Tras el desalojo, el niño y la madre se han trasladado a El Prat, a casa de su hermana, y el Ayuntamiento ha ofrecido plaza al padre el albergue local

  • Desde el Sindicat de Llogaters de la ciudad señalan que la familia fue víctima de una supuesta "pareja de estafadores"

Y. T. tras ser desahuciada en el barrio de La Florida de L’Hospitalet en octubre de 2022.

Y. T. tras ser desahuciada en el barrio de La Florida de L’Hospitalet en octubre de 2022. / Manu Mitru

5
Se lee en minutos
Àlex Rebollo
Àlex Rebollo

Periodista

ver +

Los Mossos d’Esquadra han ejecutado este miércoles 5 de octubre un desahucio a una familia en situación de vulnerabilidad -compuesta por un hombre, su mujer y un menor de ocho años- en la avenida Miraflors número 6 de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelonès), en el barrio de La Florida.

El desalojo ha terminado con dos personas detenidas: A. I., quien residía en el piso desde hacía más de 10 años, y su hijo A. I. B., de 18 años, que vive en otro piso con su madre y hermana.

Según relatan distintas fuentes, en el proceso del desahucio, A. I. se ha autolesionado golpeándose la cabeza contra una ventana. Así, según los Mossos d’Equadra, A. I. “ha intentado agredir a los agentes” y, en el caso del hijo, desde Mossos dicen que les “ha dado golpes”.

Desde la familia de A. I., presente en el proceso, niegan estos hechos y explican que A. I. se "ha puesto nervioso" y, tras golpearse contra el vidrio, los dos hijos mayores han tratado de detener al padre para que no siguiera hiriéndose a si mismo y que, entonces, los agentes les han retenido a ambos.

El cristal donde A. I. se ha golpeado durante el desahucio en su piso en la calle Miraflors de L'Hospitalet.

/ Manu Mitru

Mi padre estaba con el cristal en el cuello y luego en el pecho, no les ha atacado. A mí también han estado a punto de detenerme, pero al final no lo han hecho. Y mi hermano sólo estaba gritando porque mi hermanastro de 8 años estaba presenciando los hechos”, asevera Dina, la hija mayor de A. I., quien remarca que tanto ella como su hermano han recibido "golpes" por parte de la policía catalana tras intentar frenar a su padre.

Traslado a El Prat

Una vez ejecutado el desahucio, la familia, dejando todas las bolsas y objetos que han podido sacar en el portal, se ha trasladado a las dependencias de los Servicios Sociales hospitalenses para tratar de lograr una solución de emergencia.

Desde el Ayuntamiento de L’Hospitalet explican que la familia estaba “controlada por los Servicios Sociales municipales” y que, al ser el propietario un gran tenedor, han abierto un expediente sancionador por no haber negociado un alquiler social.

Dina comenta que su hermano ha salido en libertad este mismo miércoles y que prevén que su padre también lo haga. Así, a lo largo del día, ha podido hablar con su padre por teléfono, quien le ha explicado que le han llevado al CAP, le han curado y que le han dado un calmante.

Finalmente, en el caso de su madrastra, Y. T., quién se ha derrumbado al bajar al portal y sacar sus cosas del ascensor, se ha ido con el menor a casa de su hermana, en El Prat. Por lo que respecta al padre, desde el Ayuntamiento de L'Hospitalet señalan que, una vez salga en libertad, se le ofrecerá un realojo temporal en el albergue de Els Alps.

Sin problemas hasta 2019

El desalojo ha pillado por sorpresa a vecinos y conocidos, que han explicado como la familia llevaba años arraigada en el barrio y que no era conflictiva. Según Dina, a ellos también les pilló el desahucio por sorpresa: "Nos notificaron ayer, al llevar un informe a Habitatge, que a las 12 h del mismo día era el desahucio, pero logramos aplazarlo 24 h".

Desde el Sindicat de Llogaters de L’Hospitalet y la propia Dina explican que A. I., se separó de quien entonces era su mujer -madre de Dina y A.I.B.- en 2014 y que, en esa época, A. I. logró firmar un un contrato de alquiler social por 200 euros al mes con el BBVA para seguir residiendo en el mismo piso tras firmar también la dación en pago.

Así estuvieron A. I., su segunda esposa y su tercer hijo “sin problemas” hasta 2019, cuando dejaron de pagar. “El jura y perjura que iba al cajero a ingresar, pero desde 2019 la cuenta donde ingresaba se bloqueó”, apuntan desde el Sindicat.

Supuesta estafa

"En 2019 le cambiaron el código del banco y escribimos a la central, pero nunca respondieron", comenta Dina. A principios de marzo, sigue Dina, A. I. se presentó a un juicio oral por los impagos, pero lo hizo sin abogado y le dieron "un plazo para que su abogado de oficio presentara un recurso". "El abogado lo presentó, pero lo denegaron y nunca se lo dijo. A mi padre le dijo que se había paralizado el proceso", añade.

La habitación donde dormía el menor de 8 años desahuciado en la calle Miraflors de L'Hospitalet.

/ Manu Mitru

"Desde Habitatge le fueron pidiendo papeles y entre ellos, el informe de vulnerabilidad de los Servicios Sociales. Entre mayo y junio lo presentó a la asistenta social, pero nuca llegó a enviarse a Habitatge", narra Dina. "Desde junio hemos tratado de contactar con la asistenta social, sin éxito, hasta que el viernes pasado llamaron a mi padre para que que se presentase ese mismo día en la oficina de Habitatge de L'Hospitalet", sigue.

Según cuenta Dina, en Habitatge les avisaron del lanzamiento de desahucio, pero ellos comentaron que "estaba paralizado". Con todo, llegaron a este lunes 3 de octubre, cuando "llama la asistenta social para presentar los documentos necesarios para redactar un nuevo informe de vulnerabilidad". Pese enviarlo a los respectivos abogados, Dina señala que desde Servicios Sociales la instaron a que fuera el martes a primera hora a "entregarlo a la abogada de Habitatge en mano por si acaso".

Al acudir a Habitatge para entregar el informe, "nos dijeron que el desahucio estaba previsto para ese mismo día a las 12 h. Logramos aplazarlo 24 h, pero hoy ya se ha ejecutado".

Noticias relacionadas

Por su parte, desde el Sindicat de Llogaters explican que, además, ha habido un “problema de asesoramiento” y que “una pareja de estafadores del barrio a la que acudieron les dijo que ya estaba todo arreglado, pero no era así”. De este modo, lamentan que no les hubiera llegado el caso con más antelación: “A lo mejor no hubiéramos logrado pararlo, pero podríamos haber mirado más opciones”.

Lee todas las noticias de L'Hospitalet de Llobregat en EL PERIÓDICO L'Hospitalet