Debate candente

Radiografía de la sensación de inseguridad en L'Hospitalet a raíz de un asesinato y de robos en el Gornal

  • La percepción de inseguridad en la ciudad se ha disparado en los últimos años, a pesar de que el número de infracciones mantiene cifras similares

  • Los distintos grupos municipales coinciden en señalar problemas de civismo y convivencia como las principales causas de la sensación de inseguridad

Vecinos del barrio del Gornal de L’Hospitalet se concentran para reclamar más seguridad y presencia policial en la zona.

Vecinos del barrio del Gornal de L’Hospitalet se concentran para reclamar más seguridad y presencia policial en la zona. / Àlex Rebollo

5
Se lee en minutos
Àlex Rebollo
Àlex Rebollo

Periodista

ver +

La muerte de un hombre el pasado domingo tras ser apuñalado en el barrio de Pubilla Cases y una serie de robos en el barrio del Gornal han vuelto a poner en el foco del debate esta semana la sensación de inseguridad que perciben los vecinos de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelonès).

En los últimos días, tanto las redes sociales como las calles se han llenado de comentarios que claman contra la “inseguridad” en los barrios de la ciudad.

En el caso del Gornal, alrededor de un centenar de vecinos se concentraron este miércoles 21 de septiembre en la rambla de Carmen Amaya para reclamar al Ayuntamiento más seguridad y presencia policial en la zona. “Estamos hasta las narices”, remarcó durante la protesta el presidente de la Asociación de Vecinos del Gornal, Antonio Yáñez.

Así, los vecinos del Gornal han anunciado futuras movilizaciones para reclamar más recursos para el barrio.

Las quejas por la falta de seguridad y el incivismo en la ciudad son cada vez más recurrentes. De hecho, el último barómetro municipal refleja como a sensación de inseguridad en los barrios de L’Hospitalet se ha disparado.

Si en 2017 un 20% de los vecinos consideraban que la inseguridad era el principal problema de la ciudad -el tercero en el ‘ranking’; por detrás de la limpieza (24%) y la inmigración (20,2%)-, en 2021, un 41,7% lo consideraron el principal problema, a mucha distancia del segundo: la limpieza (22,5%).

Los delitos se mantienen

Entretodos

¿Eres vecino de L'Hospitalet? Háblanos de tu ciudad

Publica en Entre Todos tu experiencia en primera persona vinculada a la gran ciudad catalana

Las cifras del barómetro sobre la percepción de inseguridad en L’Hospitalet contrastan con el número de los infracciones penales registradas por el Ministerio de Interior: en 2017 se registraron un total de 15.649 delitos, mientras que en 2021 el balance final fue de 15.239 infracciones, es decir, 410 menos que hace cinco años, cuando la inseguridad se posicionaba como tercer problema de la ciudad.

Rafael Martínez, catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad de Barcelona y especialista en políticas de Seguridad, señala que la sensación de inseguridad en la sociedad suele crecer de forma exponencial, “muchas veces por las grandes cantidades de información que recibe la gente, aunque los datos puedan decir lo contrario”, mientras que la de seguridad tarda más en calar.

Un estudio del Institut d’Estudis Regionals i Metropolitans de Barcelona (IRMB) publicado en febrero de 2022 remarca el sentimiento de inseguridad “no se ajusta necesariamente a la distribución territorial de la actividad delictiva”.

El estudio también resuelve que la tendencia a suspender el nivel de seguridad de los barrios “no depende tanto de la concentración de delitos de la zona donde se vive como de la experiencia propia e individual de haber sufrido un hecho delictivo”.

Incivismo, ruido y ocupaciones

Más allá de los delitos violentos puntuales, como el crimen de un hombre el pasado domingo, Pepe Castro, teniente de alcaldesa de Convivencia y Seguridad, reconoce que le parece “muy preocupante” que la inseguridad sea el principal fenómeno que destaca la población.

Así, incide en que, tras la pandemia, “ha habido un descorche muy fuerte”. “Tras el covid la gente está más en la calle y, por ejemplo, ahora tenemos un problema con los botellones que antes no teníamos. Es un fenómeno nuevo y postpandémico”, sigue el concejal.

Según Castro, muchas de las situaciones que preocupan a los vecinos están más relacionadas con problemas de “convivencia” e “incivismo” que en la delincuencia, aunque señala que situaciones como la multireincidencia de algunas personas o las ocupaciones de viviendas y locales vacíos también influyen en el aumento de la sensación de inseguridad de los vecinos, aunque no les ocurra necesariamente a ellos.

La mayoría de grupos del consistorio comparten buena parte del discurso de Castro. Antoni Garcia, portavoz de ERC L’Hospitalet, defiende que, aunque L’Hospitalet es “una ciudad segura”, hay “problemas de incivismo y convivencia” y que, si no se solucionan, “crece la percepción de inseguridad”.

Por su parte, Ana González, portavoz de En Comú Podem en el consistorio añade al ruido y los botellones las consecuencias de la tipología urbanística de la ciudad. “En los barrios del norte de la ciudad hay mucha densidad de población y cualquier situación que pasa en la calle o una plaza se sobredimensiona porque todo el mundo se entera”, comenta González.

De hecho, en los barrio de la parte norte de L’Hospitalet, como Collblanc, La Torrassa o La Florida la sensación de inseguridad es todavía mayor y alrededor del 50% de la población considera que es el principal problema del municipio. Estas cifras contrastan con las de los barrios del Centre, donde la seguridad solo es considerada el principal problema por el 23,8% de los vecinos.

Más policía

Todos los grupos de la oposición coinciden en reclamar tanto al Ayuntamiento como a la Generalitat un aumento del número de efectivos policiales para hacer tareas de policía de proximidad o para atender todos los requerimientos que lleguen.  

"Hacen falta más agentes, no se llega a todo. El Gobierno local y la Generalitat deben implementar más recursos y unidades", apunta Miguel García, de Ciutadans. En la misma línea se expresa Sonia Esplugues, única concejal del PP en el consistorio: "Está bien que el Ayuntamiento pida más Mossos, pero también debe aumentar el número de agentes de la Guardia Urbana.

Según explica Pepe Castro, L'Hospitalet necesita un mínimo de 800 policías: 400 de Guardia Urbana, 325 de Mossos d'Esquadra y 75 de Policía Nacional. Castro defiende que en los últimos años ha crecido el número de agentes y que, actualmente, cuentan con 380 agentes de Guardia Urbana. Así, fuentes municipales señalan que en la ciudad hay una plantilla de 286 agentes de Mossos, 39 menos que el mínimo que reclama el consistorio.

Noticias relacionadas

"Por el déficit de policías, hemos tenido que poner unidades de la Guardia Urbana como la Unidad Especial de Intervención para atender temas de orden público como los botellones, aunque no sea nuestra competencia", mantiene Castro.

Lee todas las noticias de L'Hospitalet de Llobregat en EL PERIÓDICO L'Hospitalet