Hospitalet

Hospitalet
Àlex Robles y Manuel Peguero, pareja afectada por el ruido de la Gran Via de L’Hospitalet.

Preguntas y resupuestas

¿Cuál es la solución al ruido por el tráfico de la Gran Via?

3
Se lee en minutos
Manuel Arenas
Manuel Arenas

Redactor

Especialista en historias locales, audiencias e información del área metropolitana de Barcelona y reporterismo social

Escribe desde área metropolitana de Barcelona

ver +

Desde que se proyectó la remodelación de la Gran Via de L'Hospitalet, los vecinos del barrio de Gran Via Sud batallan contra las molestias que les ocasiona el ruido del tráfico creciente de la C-31 a su entrada a Barcelona. En la actualidad hay un centenenar de familias afectadas por una problemática que atañe tanto al Ayuntamiento de L'Hospitalet, que se comprometió a asumir el cubrimiento del tramo central de la Gran Via en 2003, como a la Generalitat de Catalunya, administración titular de la C-31. Éstas son las preguntas y respuestas del conflicto.

1

¿Cuál es el origen del conflicto?

El cubrimiento del tramo central de la Gran Via entre la calle Alhambra y la plaza de Ildefons Cerdà viene de 1998, cuando se aprobó el proyecto de remodelación de la zona. Aunque en un principio estaba previsto, finalmente no se incluyó por motivos presupuestarios y técnicos relativos a la existencia de un gran colector de aguas residuales que dificulta la obra. El Ayuntamiento de L'Hospitalet se comprometió a ejecutar el cubrimiento antes del 30 de abril de 2003, cosa que no ocurrió, si bien la titular de la C-31 es la Generalitat de Catalunya, la cual ha documentado en informes de su Direcció General de Qualitat Ambiental cómo la contaminación acústica efectivamente sobrepasa los límites normativos, tal y como reclaman los vecinos.

2

¿Cómo afecta el ruido a los vecinos?

Los vecinos entrevistados por EL PERIÓDICO se quejan sobre todo del insomnio que les provoca el ruido de la Gran Via, ya que una de las horas puntas del tráfico son las 5:00 h de la mañana. Las molestias tienen también una especial afectación en quienes teletrabajan. Por otra parte, el ruido también supone costes económicos. No sólo por las inversiones de miles de euros que buscan una insonorización de los pisos, sino porque, al tener que mantener todas las ventanas cerradas para preservar el hermetismo, en verano acaba resultando preceptiva la activación del aire acondicionado.

3

¿Qué medidas se han tomado hasta la fecha?

En 1998 los vecinos desistieron, a raíz del citado compromiso municipal, de un contencioso-administrativo ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya contra el Proyecto de Remodelación de la Plaza Cerdà del Ayuntamiento de Barcelona. Desde entonces se han sucedido encuentros entre los vecinos y el Ayuntamiento de L'Hospitalet, incluso con la alcaldesa Núria Marín en persona, y el Consorci per a la Reforma de la Gran Via. En 2013, la Direcció General de Qualitat Ambiental de la Generalitat de Catalunya emitió informe sobre "el hecho no controvertido" de que los vecinos sufrían una inmisión acústica superior a la prevista en la normativa. En septiembre del pasado 2021, los vecinos presentaron una queja ante la Síndica de Greuges de L'Hospitalet, que ha emitido un exhaustivo informe del caso apoyando a los vecinos e instando al consistorio a negociar con la Generalitat. Actualmente, el Ayuntamiento está a la espera de que la Generalitat presente alternativas para resolver la problemática acústica.

4

¿Cuál es la solución al ruido?

A pesar del compromiso municipal del 2003, las administraciones ven en la actualidad poco realista el cubrimiento del tramo central de la Gran Via por las dimensiones de la obra que requeriría y por las dificultades técnicas que entraña. En su informe, la Síndica afirma que "no se entendería que por parte de las administraciones competentes no se estudiara la viabilidad del soterramiento de este tramo que quedó pendiente de realizar y comprometido por el Ayuntamiento en el proyecto de remodelación de 1998". Además, la Síndica hace referencia a un estudio adjunto a una respuesta municipal sobre la posibilidad de poner en marcha pantallas acústicas, las cuales "conseguirían reducir el ruido pero no solucionaría el problema, ya que las viviendas más cercanas a la C-31 continuarían superando ampliamente el límite normativo de ruido".

5

¿Cuáles son las perspectivas de futuro de la controversia?

Actualmente, los vecinos se encuentran en negociaciones entre Ayuntamiento y Generalitat. Está previsto que a mediados de julio vuelva a haber un encuentro bilateral entre administraciones en el cual el ejecutivo catalán debe presentar alternativas para mitigar la contaminación acústica cuya propia administración ha reconocido. Ante esas propuestas, el consistorio de L'Hospitalet, que respalda a los vecinos, deberá estudiar su viabilidad. La Asociación de Vecinos Ildefons Cerdà de Gran Via Sud, por su parte, sigue reclamando el cubrimiento del tramo problemático de la Gran Via, tal y como se preveía en un convenio suscrito junto con el Ayuntamiento de L'Hospitalet en 1998, que fue posteriormente ratificado en el Pleno municipal.