En Collblanc-La Torrassa

Familias y docentes se concentran contra el cierre de la Academia Cultura de L’Hospitalet

Los sindicatos denuncian que las escuelas del barrio no podrán absorber a los 340 alumnos y reclaman una solución a Educació

Familias y docentes se concentran contra el cierre de la Academia Cultura de L’Hospitalet.

Familias y docentes se concentran contra el cierre de la Academia Cultura de L’Hospitalet. / ACN / Àlex Recolons

Se lee en minutos
ACN

Un centenar de personas se concentraron este miércoles ante la escuela concertada Academia Cultura de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelonès), en el barrio de la Torrassa, para reclamar a la Generalitat que revoque su cierre. Los sindicatos han denunciado que el Departament d’Educació ha autorizado su clausura de manera "unilateral" y sin tener en cuenta la situación del resto de escuelas del barrio, que no podrán absorber sus 340 a alumnos porque el 80% están llenas o por encima de la ratio.

"No puede ser que primero se cierre una escuela y luego se piense que se hace con los alumnos", agregó Carles Nadal, de CCOO. Durante la protesta también se ha recordado que una cuarentena de profesores se quedará sin trabajo con el cierre.

Tras presentar 3.700 firmas contra el cierre del centro la semana pasada en la sede del Departament d’Educació y de reunirse con la alcaldesa de L'Hospitalet, Núria Marín, este miércoles han continuado los actos de protesta de familias, trabajadores y sindicatos para reclamar la continuidad de la Academia Cultura.

Centros saturados

Al grito de “La Cultura no se cierra”, un centenar de personas se han concentrado ante la escuela, en la calle Martí Julià del distrito de Collblanc-Torrassa, para exigir que la Generalitat revoque la orden de cierre, contra la que los sindicatos han presentado un recurso de alzada, y que todas las partes "vuelvan a la casilla de salida" y se sienten a negociar una solución que permita mantener abierto el centro.

Nadal recordó que hace un año declararon la emergencia de escolarización en L'Hospitalet de Llobregat, la ciudad más densamente poblada de Europa, y que este cierre "unilateral" sólo conseguirá empeorar una situación que ya es límite en la ciudad con el 80% de los centros de primaria llenos o por encima de la ratio y el 70% de los centros de secundaria en la misma situación.

Los sindicatos denuncian que muchos de los 340 alumnos no podrán ir a un centro de su barrio y que los que lo puedan hacer será a cambio de "saturar" aún más los centros cercanos. "En este caso no se está garantizando el derecho a la educación para que la solución de la Generalitat es que muchos alumnos tengan que desplazarse a escuelas que están a 40 minutos de su casa", lamentó Nadal.

Meses sin pagar el alquiler

Los representantes sindicales también critican que toda esta situación se produzca después de que el pasado mes de septiembre se prorrogara el concierto de la escuela Academia Cultura por seis años más. Al respecto, critican que en su momento se autorizara su continuidad sin detectar que el inquilino, Academia Cultura SL, hacía meses que no pagaba el alquiler al propietario, el Obispado de Barcelona, ni que el edificio presentaba graves deficiencias que meses después obligan al cierre. "No queremos acusar ni señalar, pero quizás hay quien tiene otros planes para este edificio", añadieron.

En representación de los trabajadores del centro, Ingrid López, recordó que, aparte del agravio que supondrá el cierre para los 340 alumnos, también dejará sin trabajo una cuarentena de personas que a día de hoy no saben cuál será su futuro.

Por último, Sara, madre de una alumna del centro, explicó que "se siente sola" para que su hija aún no tiene plaza en una escuela para el próximo curso y nadie le ha ofrecido aún ninguna solución.

Causas del cierre

El Arzobispado de Barcelona, propietario de los dos inmuebles donde se ubica el centro educativo, anunció el pasado mes de marzo su decisión de rescindir el alquiler a partir del mes de agosto por incumplimiento del contrato respecto al mantenimiento del edificio y el impago de las cuotas de alquiler por parte del inquilino, la empresa Academia Cultura SL, que debería más de 50.000 euros.

Al tener conocimiento de los hechos, el Ayuntamiento de L’Hospitalet medió con la dirección del centro y con el Arzobispado para encontrar una salida que evitara el cierre del centro de cara al próximo curso escolar. De la mediación salió un acuerdo que pasaba por mantener la escuela abierta un año más para trabajar en su viabilidad a cambio de que el inquilino abonara los alquileres pendientes y se aviniera a pasar una inspección de las instalaciones por parte de Educació.

Noticias relacionadas

Los gestores del centro declinaron toda responsabilidad en el estado de conservación del edificio y pidieron al Departament d’Educació que asumiera la totalidad de los gastos a partir de ahora, así como el coste de la reforma que necesita el edificio, petición que la Generalitat no aceptó.

Más noticias de Hospitalet en la edición local de EL PERIÓDICO